31/7/14

Periodismo inmersivo



El periodismo cuenta historias reales y, en su versión escrita, utiliza la palabra para que el lector se introduzca en los hechos, los entienda y los viva. Un paso adelante en la inmersión, en el vivir más cercanamente la noticia, sería la de introducir al lector en la escena real, en un mundo virtual precisamente programado para que reproduzca exactamente lo que el periodista quiere contar.
 
Nonny de la Peña es una periodista que crea este tipo de escenarios virtuales, de momento con modelos animados cuyos movimientos y reacciones están clonados de modelos de varillas y bolas interpretados por actores reales. Ha realizado ya varios trabajos relacionados con los derechos humanos. Estas imágenes virtuales pero que describen la realidad se complementan con audio real y con un guion que corresponde a lo que la periodista desea contar.
 
Aunque todo es falso y recreado, en realidad, el lector, el espectador, sabe que es real porque es una recreación fiel de lo ocurrido. Se trata de que, mediante la modificación en el cómo nos llega la noticia, esta nos produzca unos impactos emotivo y cognitivo mayores.
 
El lector precisa usar unas gafas del tipo Oculus Rift que le muestren en su retina los hechos que le periodista narra.
 
De momento, cada reportaje inmersivo requiere de un trabajo importante de programación que no permite la inmediatez de la crónica escrita pero todo se andará.
 
De la Peña ha creado una empresa cuyo objetivo es desarrollar esta tecnología.

Un vídeo sobre un reportaje titulado "Hambre en Los Ángeles":






29/7/14

Wishing Wall





Wishing Wall de Mar Canet y Varvara Guljajeva es una instalación textual y visual interactiva creada para el festival DevArt que promociona Google y cuya próxima edición está ya en marcha, hasta el próximo 14 de septiembre.

Wishing Wall es un código que combina reconocimiento de voz, creación de textos, detección de movimientos y posición, así como animación 3D. Se le pide al usuario que, ante un micrófono, formule un deseo. El sistema es capaz entonces de transcribir a texto esa frase hablada y la imprime sobre una pantalla en la que vuelan numerosas mariposas. Una vez escrito completamente el deseo, este es distorsionado y tomado por una de esas mariposas virtuales, la cual a su vez se posa en nuestra mano cuando nos acercamos con ella a la pantalla.

El análisis del texto se realiza con la Web Speech API para Chrome de Google.

DevArt se celebra dentro del evento, aún mayor, Digital Revolution, en el Barbican Center de Londres.
 





28/7/14

Digitalización de documentos en idioma Konkani





El World Konkani Centre y el centro jesuita Xavier Centre of Historical Research, ambos en la India, han firmado un acuerdo para digitalizar unos 80.000 documentos en lenguaje konkani (en este enlace, información más detallada en inglés), cuyos originales están ahora almacenados en el Xavier Centre. Una vez que se termine la digitalización, la base de datos será accesible al público y permitirá mejorar el estudio y análisis de toda esta información creada por la cultura konkani. Algunos de estos documentos, como los manuscritos de los siglos XVII y XVIII pertenecientes a la familia Kamath, están deteriorados y tienen un serio riesgo de desaparición de modo que su digitalización los preservará y evitará excesivas manipulaciones futuras. En el fondo documental existen cartas, periódicos, boletines, dibujos, gráficos y grabaciones entre otros elementos e incluyen noticias sobre la presenta portuguesa en Asia.
 
 
 

27/7/14

The Last Hunt





The Last Hunt, de  Alexi Hobb, es el conmovedor y nostálgico relato que el autor hace del último viaje de caza que su abuelo hizo antes de sufrir un ataque cerebral. Una casita perdida en el bosque canadiense, junto al lago, una atmósfera llena de naturaleza brava, de sonidos de foresta y aguas rápidas que descienden hacia las tierras más llanas, de animales salvajes. Un grupo de fotografías tomadas en el viaje, tiradas sobre el suelo, que disparan recuerdos de ese última cacería.
 
Trabajo realizado en HTML y Flash, bien concebido, mejor plasmado, exquisito en su delicadeza. Combina sonidos, músicas, fotografías, animaciones, gráficos, textos y vídeos para crear una atmósfera perfecta.

Versiones en francés e inglés. Existe también una versión aumentada para tabletas, tanto Apple como Android.

 
 






 
 

26/7/14

Una metáfora cada minuto





Metaphor-a-Minute es una cuenta de Twitter en la que, mediante un programa automático (un bot) se publica una metáfora cada dos minutos (ya que, a pesar del nombre de la cuenta, hay restricciones en Twitter para publicar tan rápido sin que el sistema lo confunda con spam). 
 
Programado por Darius Kazemi, utiliza la técnica de moldes de modo que los huecos se rellenan con palabras tomadas de una base de datos. La estructura del molde es:
 
“(a/an) noun (is/considers/of) (a/an) noun: adjective (and / , not / , yet / but / , / , but not) adjective.”
 
El código del bot puede obtenerse en este enlace. Está programado en JavaScript. Una descripción más detallada del funcionamiento del programa puede leerse en esta entrada del blog del autor.



23/7/14

Welcome to Pine Point





Welcome to Pine Point es un excelente documental digital interactivo, con características transmedia, altas dosis creativas en lo narrativo, elegantemente presentado e interesante a todas luces para el lector.
 
Creado en el año 2012 por Michael Simons y Paul Shoebridge que coordinaron a un amplio grupo de artistas y programadores narra la historia de un pueblo minero en Canadá, Pine Points a través de la vivencias y recuerdos de sus habitantes, fragmentariamente, como si uno fuera descubriendo poco a poco el pasado al encontrar fotografías, escuchar charlas con sus ciudadanos, ver recortes de periódicos, observar vídeos o sumergirse en diarios y animaciones. Una obra compleja y amplia en tamaño, con gran cantidad de información que la hace más atractiva aún porque cada hilo lleva a otras historias nuevas. Una experiencia de inmersión en Pine Point que logra que lo conozcamos y lo disfrutemos. Una historia que se descubre como si de un trabajo arqueológico se tratara, por capas, siendo necesario desenterrar poco a poco lo que cada personaje o cada objeto que encontramos nos cuenta.
 
Programado en Flash, incluye texto, vídeo, fotografías, animaciones, música, sonidos, narraciones, entrevistas, y casi cualquier elemento multimedia imaginable. Fue producido en Vancouver bajo el patrocinio del National Film Board of Canada.
 
En el año 2011, ganó los Webby Awards.
 




















22/7/14

Nuevas ideas para usar e-ink




Se trabaja activamente en encontrar aplicaciones en las que pueda utilizarse con ventajas la tecnología de la tinta electrónica o e-ink. Dado que sus problemas de falta de color y lentitud de refresco las están relegando en el campo para el que originalmente se creó (los e-readers y la lectura), las firmas que construyen estos dispositivos están siempre interesadas en encontrar nuevas oportunidades.
 
Ahora, Adventure Paul propone una nueva idea que combina la funda que muchísima gente compra para su teléfono con la tinta electrónica. Así, esta funda tendría una segunda pantalla e-ink de bajo consumo que podría mostrar algunas de las aplicaciones del teléfono reservando la de color LCD para las aplicaciones que realmente lo precisan. De este modo, la funda servirá para ahorrar de manera muy significativa batería y para eliminar en parte el cansancio de la vista, amén de poder leer bajo luz intensa solar, algo que hoy en día en una auténtica odisea con los teléfonos que tenemos.
 
Más información sobre la idea en la propia web del autor.




21/7/14

2nd International Conference on Statistical Language and Speech Processing





Está abierto el plazo de inscripción para la segunda Conferencia internacional Conference on Statistical Language and Speech Processing que focaliza sus ponencias en el procesamiento computerizado del habla y el lenguaje. Tendrá lugar en Grenoble, Francia, entre los próximos días 14 y 16 de octubre. Materias como analizar el modelado del lenguaje natural, traducción automática, algoritmos para crear resúmenes de textos, extracción de textos, web mining, síntesis del habla, generación de lenguaje natural, etc, etc.
 
Para más información, puede accederse a este enlace.
 

20/7/14

Kindle Unlimited






Amazon ha puesto en funcionamiento esta semana el servicio de suscripción denominado Kindle Unlimited por el cual, mediante el pago de diez dólares al mes, se tiene acceso a la lectura de un gran fondo editorial compuesto por 600.000 libros y unos 5.000 audiolibros. Sobre todo, o casi todos, libros en inglés.
 
El nuevo sistema no se diferencia mucho de otros similares como Scribd u Oyster, incluso del programa Amazon Prime de la propia Amazon. Una importante limitación de la nueva oferta es que, debido a que Amazon no tiene acuerdos con las grandes editoriales, el suscriptor no podrá acceder a las novedades de Hachette, HarperCollins, Simon & Schuster, Macmillan, y Penguin Random House.
 
Los libros pueden leerse, obviamente, en los e-readers de Kindle y deberá usarse Kindle App para otros dispositivos.


17/7/14

Juegos virtuales






Herbert Wash se despertó suavemente como lo hacían todos los habitantes de Progreland. A la misma hora, las siete y veintitrés, la luz comenzó a incrementarse poco a poco. Desde la oscuridad total que era obligatoria para el buen descansar de la mayoría de la población a la claridad exacta, azulada y medida en un valor preciso de 32.000 luxes, mediaban treinta y siete minutos y doce segundos que era el valor temporal definido como óptimo por los científicos.

La holosala de noticias se activó automáticamente en cuanto los sensores de presencia detectaron su movimiento. Una mesa bellamente decorada surgió de la pared con un nutritivo y sabroso desayuno listo para ser degustado. Tenía hambre y se tomó su tiempo para alimentarse mientras los hologramas detallaban las novedades más importantes a lo largo del mundo. Luego, escuchó los videomensajes de Susan, su novia que estaba de viaje en una provincia lejana. Cuando hubo terminado, tomó una ducha seca y el robot de servicio le ayudó a vestirse. Tenía una reunión a las diez, de eso se acordaba pero no recordaba el resto de tareas que le esperaban en aquel caluroso día de verano.

Se acercó al panel de mandos y pidió verbalmente que se le mostraran las actividades de la jornada. Una vez que las escuchó, expulsó aire con rabia. Jugar, vaya mierda. Sí, sabía que participar en los holojuegos era muy popular y que la gente hacía cualquier cosa para ser elegido pero a él siempre le había parecido una pérdida de tiempo. No sólo inútil, sino peligroso. La realidad virtual puesta en juego era tan realista que los peligros eran ciertos, uno podía salir seriamente lesionado, sufrir heridas e, incluso, en algunos casos los participantes habían muerto en el transcurso de la acción.

En realidad, aquellos que decían estar interesados, los periodistas que redactaban noticias entusiastas sobre los holojuegos en revistas digitales especializadas y los nerdis de la tecnología, hablaban de oídas porque todo aquel que ya había participado prefería no comentar sobre ello una vez terminada la experiencia. Por lo que se rumoreaba, todo era demasiado intenso como para revivirlo. Se decía también que se hacía un pacto secreto para no arruinar la sorpresa a los nuevos participantes, para asegurarles que su experiencia sería tan brutal e imperecedera como la del resto de los participantes.
Estaba citado a las doce para iniciar el juego. Estaba decidido a declinar la invitación. Procuraría ser elegante, políticamente correcto, se inventaría alguna excusa, había otros muchos que jugarían encantados. Nunca había entendido ese morbo que impulsa a las personas a jugarse el físico en concursos y juegos idiotas tan sólo para demostrar que pueden hacerlo.

La reunión fue bien. Se desplazó hasta la sala en un aerotaxi de gravedad negativa y llegó justo a tiempo. Después, aprovechó para despejarse en la sala de naturaleza virtual. Eligió un paraje tranquilo, con un arroyuelo de agua fría, un sol benigno y un cielo lleno de trinos de pájaros, a la antigua usanza. Se tumbó en el sillón y disfrutó de la experiencia.

A las once y media, recordó que debía declinar la invitación a participar en el juego. Se acercó a una de las paredes y, tras decir dos palabras, parte de la misma clareó y se convirtió en monitor. Enseguida, apareció una mujer sonriente.

-        Buenos días, señor Wash, ¿está usted dispuesto a disfrutar con nosotros de un bonito juego?

-        Verá, le llamo por eso.

-        Sí, dígame. ¿Necesita más datos?

-        No, no, no es eso. Es que, verán, tengo otros asuntos de qué ocuparme y, aunque les agradezco que hayan pensado en mí, no voy a poder asistir.

-        Señor Wash – la voz ahora parecía más seria-, debe usted saber que es obligatorio comenzar el juego. Las autoridades piensan que es una forma de vencer la natural pereza a abordar actividades novedosas. No obstante, le informo que, una vez pasados diez minutos inmerso en el juego, usted podrá abandonarlo si es que una vez que conoce su interior, decide que le aburre o no le interesa. Sepa también que si decide abandonar el juego, no podrá comenzarlo de nuevo jamás.

-        Está bien, entraré por diez minutos, entonces – contestó Herbert, que no quería crear conflicto alguno. – y en lo de no poder volver a comenzar, estoy totalmente de acuerdo. No sabe qué feliz me hace el saberlo.

-        A las 12 en punto le recogeremos para trasladarle a la holosala Van Haygen.

A las doce y media, Herbert se hallaba dentro de una gigantesca cúpula, de dimensiones tan espectaculares que sus bordes se percibían sólo como un horizonte lejano como cuando uno mira al océano y el cénit no se distinguía bajo la luz que lo llenaba todo.

Un oficial sonriente le explicó que se trataba de pasar un buen rato, de jugar en comunidad, algo que beneficiaba a las salud de la sociedad pero que, en cualquier caso, era libre de abandonar la experiencia si lo deseaba una vez transcurridos diez minutos. Al parecer, con él jugarían otras diez o quince personas que estaban desperdigados en el enorme edificio, siendo aleccionados por algún otro oficial del mismo modo en que lo estaban haciendo con él.

-        ¿Alguna duda, señor Walsh? – preguntó el desconocido.

-        No, todo claro, gracias- contestó Herbert sin convicción. En realidad, apenas había prestado atención a la perorata del hombre ya que su intención era salirse de aquella pérdida de tiempo en cuanto transcurriera el tiempo mínimo obligatorio.

Una consola con un monitor se alzó desde el suelo frente a él.

-        Por favor, escuche los datos – indicó una voz metálica.

Miró la pantalla y esperó a que el holovideo se pudiera en marcha.

-        Se trata de un juego de búsqueda en el que tendrá que colaborar y competir con los otros participantes. Para hoy, hemos elegido una historia antigua de lo que hace muchos siglos llamaban novela negra. Usted tendrá el rol de un detective que ha de encontrar a un maniaco que está secuestrando muchachas. Los otros participantes tienen roles diferentes, unos le ayudarán y otros le pondrán impedimentos. Y, por supuesto, uno de ellos ejerce de secuestrador. Cuando esté preparado, indíqueselo al ordenador para comenzar. El tiempo mínimo de participación correrá a partir del momento en que usted dé la señal.

-        Lo que faltaba, historias de la edad de piedra – pensó para sí mismo, pero se consoló pensando que sólo eran diez minutos.

-        Por favor, indique que desea comenzar – insistió la voz computerizada.

-        Adelante- dijo Wash con cierta resignación

Al instante, apareció frente a él un hombre flaco, de elevada estatura, que vestía uniforme de la policía y portaba el arma reglamentaria de inmovilización por descarga neuronal.

-        ¿Qué tal, señor Wash? – le preguntó con familiaridad.

Las simulaciones eran tan perfectas en aquel año 7.903 que no pudo decir si se trataba de una persona real, de un robot humanoide o de un holograma realista. Como fuere, importaba poco porque debía aguantarse por diez minutos.

-        Buenos días – sintió la tentación de llevar su dedo y apretar contra el cuerpo que tenía delante para comprobar si era real, pero se contuvo.

-        El caso que tenemos delante es complicado. Llevamos ya algún tiempo detrás de ese criminal pero es demasiado listo, se nos escabulle, no podemos detectar dónde se esconde a pesar de toda nuestra tecnología. Lo cual significa que él debe conocer también a fondo nuestros dispositivos de detección. Debe tratarse de un ingeniero o de un neurotécnico. Alguien de quién es difícil sospechar.

-        ¿Y cree que yo lo encontraré? – preguntó Herbert en tono irónico.

-        Quién sabe, quién sabe. Usted va a estar muy motivado.

-        Debe ser un cacharro mecánico- pensó Herbert- porque si fuese un tipo real ya habría visto en mi expresión que me voy a largar en nada.

-        Lleva ya siete mujeres asesinadas – prosiguió la figura.

-        ¿Son muertes reales? Vamos, esto no es creíble. Es un juego, sólo eso.

-        Por supuesto que son reales- contestó el policía – pero eso ya no tiene remedio. Las jóvenes está muertas y poco podemos hacer. Lo que importa es el futuro.

-        Ya, y eso significa que….- miró la hora sobre la manga de su traje inteligente y vio que aún faltaban tres minutos para poder marcharse.

-        Significa que, ahora mismo, mientras hablamos, hay una nueva mujer en peligro. La secuestró ayer y, como en los casos anteriores, no sabemos dónde se encuentra. La mala noticia es que este proceder es exactamente igual a los anteriores y, si todo se repite, nuestra víctima aparecerá muerta esta misma noche. Es triste decirlo pero tenemos muy poco tiempo.

Miró nuevamente la hora y vio que ya había transcurrido el tiempo mínimo. Diez minutos. No esperó más.

-        Bueno, amigo mío, lo lamento mucho pero tendrán que seguir sin mí. Tengo una cita en otro lugar y, según tengo entendido, ya puedo largarme. – le sonrió al policía.

-        Así es, Señor Wash pero me decepciona. No le oculto que al quedarse correrá riesgos y la experiencia exigirá lo mejor de usted. Pero me decepciona al ver que es un cobarde.

-        Ya, ya, no se esfuerce- Herbert comenzó a desconectarse los sensores.

-        ¿No quiere ver la última imagen de la chica tomada por una cámara de seguridad?

-        No entiendo. Me voy, abandono el juego… no sé por qué habría de verlo, mejor busquen un sustituto que desee participar y romperse la crisma en esta estupidez.

-        Por favor- la voz del inspector tenía un tono de súplica que hizo detenerse a Herbert.

-        Bueno, supongo que son unos segundos. La veo y me marcho.

-        Sí, si usted así lo desea. Aunque sería una lástima y espero más de usted.

-        Mire, ya me estoy cansando. Venga, largue ese vídeo  para que pueda irme.

El policía hizo un gesto y un vídeo holográfico se mostró en medio del aire. A Herbert le temblaron las piernas, se le aceleró el pulso tanto que creyó que el corazón se le iba a salir y un sudor frío le cubrió la frente y las palmas de las manos. Frente a él, la imagen de una mujer angustiada pidiendo socorro al tiempo que un enmascarado la empujaba dentro de un aerodeslizador. Esa mujer era Susan.

-        ¡Qué broma es esta! – gritó una vez que se repuso del impacto inicial.

-        Me temo que no se trata de una broma, Sr. Wash. Efectivamente, su prometida ha sido secuestrada por el maniaco. Si le hemos elegido es porque estamos convencidos que su motivación para atrapar a esa bestia será mayor y que podrá darnos datos interesantes en la búsqueda ya que usted la conoce bien.

-        Me están tomando el pelo- falseó la sonrisa- esto es una broma pesada, esto es un juego. Todos lo saben, un juego virtual y voluntario.

-        Voluntario, sí. Usted puede marcharse si lo desea pero me temo que, haciéndolo, condenaría a su novia a una muerte segura.

-        No existe tal secuestro- Herbert intentaba permanecer calmado-. Susan está en Totendorf, en otro continente. He hablado con ella esta mañana.

-        Me temo que la videoconferencia de la mañana era una grabación falsa. O quizá el secuestrador obligó a la señora Tumart a decir lo que le dijo. Nuestros registros, de hecho, indican que no ha habido ninguna conferencia desde Totendorf a Progreland en las últimas cuarenta y ocho horas.

Herbert se abalanzó sobre el hombre, deseando que al llegar a él, su figura se desvaneciera, que los traspasara, que fuera un holograma o bien que sonara a metálico, que fuera un simple robot mecánico. Pero el choque fue carnal, real, y ambos cayeron al suelo. Aquel individuo sudaba como él, olía mal y en su rostro se reflejaba la sorpresa por el empujón.

-        ¿Se convence que soy real, Sr. Wash?- preguntó el policía al tiempo que se levantaba.

-        Usted será real pero todo esto es un juego. Susan está bien y se trata sólo de una broma pesada, muy inapropiada, una gamberrada en toda regla.

-        Puede pensarlo así pero nada más lejos de la realidad. Señor Wash, tenemos poco tiempo. Déjese de dudas y pongámonos a trabajar.

-        Me largo, eso es lo que voy a hacer. Me largo, salgo de aquí, llamo a Susan y me quito la incertidumbre de esta pesadilla- comenzó a caminar hacia la salida.

-        Puede hacerlo, lo sabe….- detuvo sus palabras por un momento- pero también conoce que si sale no puede volver a entrar.

-        ¡No quiero volver a entrar!- gritó Herbert muy enfadado- ¡No quiero volver a verles!

-        De acuerdo, pero imagínese por un momento…

-        No tengo nada que imaginar. Adiós.

-        … por un instante, imagine que cruza esa puerta y llama a Susan y esta no contesta. No contesta ni hoy ni mañana ni pasado mañana ni nunca. Usted no podrá volver a entrar. ¿Podrá vivir con esa carga el resto de su vida? ¿Podrá vivir sin haber intentado salvarla cuando pudo hacerlo?

-        Esto es un juego y Susan está en Totendorf.

-       ¿Está usted seguro, está usted seguro, Sr. Wash? ¿Absolutamente seguro?

Herbert Wash se detuvo y se sentó desconsolado en el suelo, ocultando su cara entre sus manos. Sabía que tenía que jugar.

 

 

 



16/7/14

Generador de patentes con un texto cualquiera






Este programa de Sam Lavigne es un divertido generador de documentos que toma un texto cualquiera, por muy variopinto que sea, y lo formatea como si de una patente se tratara. Así, genera los apartados usuales en las patentes: listado de imágenes, un resumen exponiendo la invención de que se trata, una descripción detallada de dicha "invención", etc. etc.
 
Por ejemplo, este Aparato y método para comprender, teóricamente, el histórico movimiento, un eufemismo para explicar El Manifiesto Comunista que pasa de ser un texto de política y economía a una cómica patente.
 
Los conceptos en que se basa la programación están explicados por el propio Lavigne en este enlace pero, simplificando mucho, puede decirse que se localizan frases y construcciones gramaticales típicas en las patentes para, después, buscar construcciones similares en el texto a tratar de modo que puedan emparejarse.
 
Así, - explica-, para generar el texto, busca una construcción típica en patentes que es - en inglés- [nombre] & [nombre] for [gerundio] [nombre o frase] lo que daría lugar a sentencias del tipo:
 
Device and Equipment for Reading Sport Newspapers
Apparatus for Washing Your Hands without water
Spatial based System for Calling Your Wife from Bora Bora
 
El programa busca construcciones del tipo [VBG] [*][NP] y le antepone dos sustantivos de entre una lista de conceptos típicos en patentes (method, apparatus, system, device, etc.) para crear el título final.
 
En español, el título de una patente suele tender a esta estructura:
 
[nombre] y [nombre/frase] de [frase] para [frase] y [frase], que origina frases del tipo:
 
Sistema y procedimiento de lectura para niños llorones y sin ganas de dormir
Método de evaluación para poder calentar el café si está nublado
Aparato y equipo auxiliar de establecimiento de prioridades para elegir entre café y té
 
Generar el resumen y el cuerpo de la patente resulta más complicado pero se basa en conceptos similares, esto es localizar en nuestro texto construcciones gramaticales equivalentes a las que se usan en la enrevesada terminología de las oficinas de patentes. En el enlace antes mencionado hay el suficiente detalle como para comprender el algoritmo con cierta exactitud.