16/9/14

Mapa literario de Londres





El artista gráfico Dex ha creado un interesante mapa literario de Londres. Eligiendo de 250 novelas sus lugares y sus personajes, estos se han dibujado en las zonas de la ciudad, los personajes en los barrios que más frecuentaban en la ficción.
 
El mapa en tamaño real e impreso puede comprarse desde este enlace.
 

15/9/14

II Congreso del Libro Electrónico




Los próximos días 30 y 31 de octubre se celebrará el II Congreso del libro electrónico que tendrá lugar, como en la edición anterior, en Barbastro, Huesca.
 
El interesante programa que se anuncia es:
 
DÍA 30, jueves:
 
10,00 Inauguración. El libro electrónico como metáfora
11,00 El papel de los editores en el nuevo ecosistema digital
12,00 El ebook en las bibliotecas
13,00 Del ebook al papel o los caminos del éxito
14,00 Almuerzo en el Centro de congresos.
16,00 El libro electrónico en las aulas – Contenidos y plataformas
17,00 El fin de la lectura tal y como la conocemos
17,30 La biblioteca ante el reto del ebook
18,30 Pausa café
19,00 Startups editoriales
20,00 Final de la jornada de trabajo
 
DÍA 31, viernes:
 
9,00 EPUB3, Readium: el futuro de la lectura digital
9,50 Experiencias en autoedición
10,50 Pausa café
11,10 Impresores, ¿aliados del libro electrónico?
12,10 Suscripción digital: ¿el futuro del libro?
13,10 Clausura: ¿Madrid, el DF o Seattle?: la central telefónica de los libros en español
14,00 Final del congreso

 

Para una mayor información, puede accederse al sitio del evento.
 
Por otra parte, está también disponible un e-book gratuito que recoge lo más significativo de lo tratado en el primer congreso. Puede descargarse en este enlace.


14/9/14

On line Etymology Dictionary





El diccionario etimológico inglés en red es una base de datos lexicográfica en el que se ofrece la etimología de un buen número de palabras inglesas pudiéndose, además, enlazar para cada una de ellas con un diccionario en donde, también, puede escucharse la correcta pronunciación de la palabra.
 
El buscador permite varias opciones, desde encontrar una simple palabra hasta encontrar frases completas. Es una obra abierta que va creciendo con las aportaciones y sugerencias de los usuarios.
 
Se trata de una idea de Douglas Harper que ha colaborado con Dan McCormack y Drew Carey Buglione para el diseño y programación del sitio. 
 
La información etimológica contenida proviene de muchos autores pero particularmente del  "An Etymological Dictionary of Modern English" de Weekley, del  "A Comprehensive Etymological Dictionary of the English Language" de Klein, del "Oxford English Dictionary" (second edition), del "Barnhart Dictionary of Etymology", del "Etymologisches Wörterbuch der Englischen Sprache" de Holthausen y del  "Dictionary of American Slang" de Kipfer y Chapman.


13/9/14

Aurelia: Our dreams are a Second Life




Aurelia: Our dreams are a Second Life es un trabajo de Belén Gache que traslada la poesía al mundo virtual de Second Life. Los versos del excéntrico poeta francés Gérard de Nerval son leídos por la propia Gache pero aparecen como leídos por un personajes ficticio, un avatar virtual que deambula por una ciudad igual de virtual.
 
Cuando Nerval se suicidó se encontró en su bolsillo el manuscrito de su poema Aurelia. Comenzaba con la frase El sueño es una segunda Vida. Una premonición, Second Life.



12/9/14

Litigation Highway





Litigation Highway, de Renee Turner, es un relato digital que va completando la historia que se narra haciendo aparecer en la pantalla ventanas emergentes (pop-ups). Ventanas que aparecen en ciertos momentos, siendo controlado el tiempo por el ordenador. Evidentemente, se precisa que el usuario desbloquee la aparición de ventanas emergentes ya que de otro modo no podría leer nada. Asimismo, es el ordenador el que sitúa las ventanas en lugares determinados. Hay que dejar que el programa se ejecute por sí solo ya que interactuar con las ventanas que van apareciendo rompe la dinámica establecida en el diseño.
 
La ventana principal (un vídeo en el que sólo se ven unas manos tecleando) relata la historia en la voz de la propia autora mientras que, de tanto en cuánto, van apareciendo las demás ventanas con mensajes o imágenes.
 
He podido probarlo en Internet Explorer.
 







11/9/14

OLE Festival





El próximo día 2 de octubre comenzará en Nápoles, Italia, el OLE.01 Festival, un foro en donde expertos y artistas en el campo de la literatura digital expondrán ideas y trabajos. Existirán dos grupos principales de trabajo, uno para jóvenes y otro de índole general.
 
Se hablará de poesía electrónica, videopoesía, poesía cinética, poesía 3D, e-teatro, danza electrónica, música electrónica, poesía multimedia, hipertexto, etc.
 
Para más información, puede visitarse la página del festival.


8/9/14

Crónica de lo sucedido en la mina de Corpus Christi





Crónica de lo sucedido en la mina de Corpus Christi, (2014), de Félix Remírez, es una novela corta digital que narra una historia de intrigas, conspiraciones y corruptelas coloniales en la Honduras de finales del siglo XVI.
 
A la corte de Felipe II llegan noticias contradictorias sobre lo que está sucediendo en las mimas de plata del centro del istmo, particularmente en la de Corpus Christi. Por un lado, el  padre Martín de Abásolo informa que, contraviniendo las leyes nuevas, el encomendero esclaviza a los indígenas y somete las rebeliones a sangre y fuego con cientos de víctimas. Pero, a la vez, las noticias que llegan de la encomienda y de todas las autoridades son que reina la calma en la región. Juan Díez, un maestro  metalúrgico es encomendado por el rey para que se traslade hasta Honduras y, discretamente, indague y averigüe la verdad de lo que está sucediendo. Juan Díez se verá pronto envuelto en un mar de intrigas y fechorías que ponen en riesgo su propia vida. Todos los que se cruzan en su camino, la familia Berrozar, el alguacil Pinzón Mestre, el capataz Ávila y su ayudante, el indio Martijo, el cacique Sicumba, el gobernador y los demás personajes, parecen actuar de manera sospechosa y torticera. Díez va tomando notas, entrevista a cada individuo y viaja por aquellas tierras indómitas para intentar averiguar qué está sucediendo. El lector vivirá junto a Juan Díez la aventura y deberá, con él, reconstruir los sucesos  en base a todas las informaciones fragmentarias, falsas en ocasiones, interesadas en otras, contradictorias la más de las veces. Las ambiciones personales, las tramas políticas, el ansia de poder y la codicia de todos, harán que la labor de Díez y del lector no sea sencilla.
 
Se trata de una novela corta porque, de escribirse en papel, ocuparía unas 80 páginas, eso sin contar el material gráfico. En un escenario de cataratas bravas y selvas generosas, el lector puede desplazarse a su través (con efectos de parallax) encontrando los materiales que Díez va acumulando en su investigación. Bien sean dibujos y apuntes que ha realizado, o bien las transcripciones de lo que ha hablado con cada personajes, vídeos que muestran lo que su retina ha grabado al visitar los lugares más emblemáticos y su diario en el que cada día se enlazará con nuevas ventanas con más información. En cada zona de la selva aparecerán escenas, animales y personas que se moverán a su antojo por la pantalla, habiéndose de esperar a que completen sus movimientos para poder saltar a otra área. Siempre, rodeados por el sonido de la jungla tropical que nos acompañará a lo largo de toda la lectura.
 
Aunque recomiendo iniciar la lectura por la explicación que se da en la primera pantalla, la lectura es absolutamente libre y puede hacerse de muchas maneras distintas. Leyéndolo todo, el lector podrá comprender qué sucede en Corpus Christi, del mismo modo que lo acaba haciendo Juan Díez. Pero, el orden de lectura que tome determinará una experiencia u otra.
 
Crónica de lo sucedido en la mina de Corpus Christi está programada en Flash CS5 y, por tanto, debe leerse en plataformas que permitan Flash (es decir, el Ipad no podrá hacerlo). La resolución óptima es de 1280 x 1024 píxeles o mayor.
 
Las zonas más importantes de lectura son:
 
·        La pantalla de inicio, donde se recomienda comenzar, en que Díez narra cómo se le encomendó el encargo.


·        El diario, donde Díez ha ido anotando los más importantes eventos de cada jornada.




·        Las memorias en las que Díez transcribe lo que ha hablado con cada individuo. Fiel al encargo de mantener la discreción, prefiere charlar sin apuntar nada para que sus interlocutores no sospechen, debiendo escribir de memoria y a solas lo que ha escuchado cuando se encierra, más tarde, en su cámara.


·        Los apuntes y gráficos que ha ido tomando sobre las minas, sobre cómo se extrae la plata, sobre la selva o sobre las aún inexploradas tierras hondureñas en el año de 1578.
 
 

·        Los paisajes que mantiene en su memoria (que en la aplicación digital aparecen como vídeos): la travesía por el río Ulua, la población de Gracias, las galerías de las minas, la montaña del Celaque o las rebeliones de los lencas ante los conquistadores.

 


La historia es ficticia así como la mayoría de sus personajes pero los escenarios social, político, geográfico, toponímico e histórico son realistas y para construirlos se han analizado numerosas informaciones académicas y ensayos sobre el final del XVI en Honduras, México y Centroamérica.
 
Así se inicia la aventura:

6 de noviembre de 1578

Se me hace harto complicado informar a Su Majestad. Lo único cierto es que todos mienten. ¿Acaso creen los terratenientes, acaso piensan Álvaro Berrozar o Pedro Pinzón que pueden robar a la corona, a la nación, hacerse ricos, sin que me percate de ello? ¿Acaso Ávila puede suponer que no es evidente la brutalidad con la que se ha comportado y quién le paga? ¿Piensa el cacique Sicumba que no conozco sus salvajes fechorías y sus intenciones? ¿Imaginan que no sé contar los fajos de azogue o las carretas de plata?
 
Sé qué ocurre. Sin embargo, es difícil plasmar en un juicio ordenado y justo todo lo que mi conciencia me dicta para que sea entendido por otros que aquí no han estado, para que se dicte justa sentencia. He de esforzarme en recomponer todos mis hallazgos en una historia lineal y comprensible.

En este océano de engaños y falsedades no resulta sencillo escribir con frialdad y criterio, para aconsejar a mi buen Rey qué proceder es el más ajustado al derecho de Castilla y a la moral de nuestra religión. El tornaviaje a Sevilla ha de durar más de cuatro semanas y habré de tener tiempo para reflexionar sobre todo lo acontecido, leer y releer las anotaciones que puntualmente he ido tomando y orar a Nuestro Señor con denuedo para que tenga a bien iluminar mi criterio y mi razón.
La manera sutil que al llegar ideé para llevar a cabo mi investigación - indirecta sin duda-, tomando notas en soledad y fiándome del recuerdo,  me obliga ahora a recomponer este rompecabezas que son mis anotaciones para dar forma y certificar lo que ya sé en mi intuición y mi pensamiento. Cuando estaba frente a todos ellos, prefería atender con esmero, fijarme en sus rostros, detectar pequeños estados de ánimo, apreciar la verdad o la mentira en sus gestos. Prefería eso a estar tomando notas que, por otro lado, les hubieran puesto en alerta frente a mí. Así, cada noche, he transcrito las conversaciones como si las estuviera reviviendo, aún con el riesgo de que mi enojo o mi perplejidad me hayan hecho cambiar las palabras exactas. Poco importa porque estoy seguro de haber escrito lo sustancial con certeza.
 
Qué lejos queda ya la tarde del 6 de julio cuando yo, Juan Díez, humilde metalúrgico, recibí la llamada de Gonzalo Ramírez, colaborador estrecho del de Éboli, Ruy Gómez, a su vez íntimo amigo de Su Majestad. Recuerdo todavía vivamente cómo quedé impresionado al ser requerido a palacio. Cuando uno ha cumplido los cuarenta años y siempre se ha mostrado discreto en sus asuntos, parece inverosímil que uno puedo ser solicitado desde las más altas instancias.
 
- Ante todo, os pido que me deis vuestra palabra de que todo lo que conversaremos esta tarde habrá de mantenerse en secreto- recuerdo que me dijo Ramírez cuando nos quedamos a solas en su despacho y sin apenas presentaciones.
 
Por supuesto, juré por mi honor que así sería, aun sin saber de qué asunto se trataba ni por qué había sido elegido para servir a la corona, cualquiera que fuera la tarea.
 
Hízome un largo preludio sobre las posesiones del Rey en Nueva España, los beneficios que aquellas tierras representaban para la península y el destino evangelizador que los españoles teníamos en aquellas latitudes, dando repetidamente gracias al Señor por haber sido elegidos como medio para expandir su palabra. Debió ver el bueno de Gonzalo que toda aquella perorata no hacía mella en mi sentimiento ni me enardecía patrióticamente por lo que fue pronto cuando decidió centrarse en el auténtico asunto por el que me había hecho llamar.





7/9/14

Slippingglimpse




Slippingglimpse, de Stephanie Strickland y Cynthia Lawson Jaramillo, con programación de Paul Ryan, es un conjunto de diez poemas digitales que juegan a combinar vídeos coloreados del océano con versos. Cada una de las diez partes puede leerse de varias formas. Por un lado, mezclando el texto con la imagen en escenarios de difícil lectura debido al juego de colores y el movimiento libre de las palabras. Por otro, puede dividirse la visualización en dos partes, con el vídeo en una y el texto en la otra al modo tradicional. Y, también, pueden seleccionarse diversas resoluciones y tamaños de pantalla.
 
Programado en Flash.
 






 



6/9/14

Nueva biblioteca totalmente digital





Se ha inaugurado recientemente en la Florida Polytechnic University (Lakeland, FL), una nueva biblioteca digital sita en un espectacular edificio ideado por Calatrava. Dentro, ni un libro en papel y muchas pantallas de ordenador y redes wifi que permiten acceder a unos 135.000 e-books archivados en las bases de datos de la biblioteca y descargarlos. Se puede acceder a los ficheros en formato de ordenador, tableta o e-reader. Existen impresoras para poder imprimir los textos digitalizados pero las autoridades académicas pretenden que se usen lo menos posible. El presupuesto de la Universidad para la adquisición de libros digitales ha sido de 60.000 dólares.
 
La Universidad de Florida promueve la cultura bring-your-own-device (BYOD), y por ello las informaciones, documentos, libros, materiales didácticos, etc. están siempre disponibles en la nube de la Institución.
 
Hay algunas preocupaciones. Por ejemplo, cómo se mantendrá el patrimonio de la biblioteca a medida que el hardware y la técnica cambie. Nadie puede asegurar que en pocos años se pueda aún leer un fichero Mobi o un ePub. Muchos formatos de principios de este siglo han ya desaparecido. El segundo problema son las licencias a las que obligan las editoriales en vez de la compra sin más. En muchos casos, es preciso pagar cada año lo que hace poco rentable el servicio.
 



5/9/14

La cena





 Se demoró unos segundos saboreando la textura tostada del vino mientras la miraba fijamente. Aurora no había cambiado en los dos años que llevaban sin verse, sus ojos negros continuaban siendo como un imán, su cabello ligeramente ondulado sobre los hombros seguía pareciendo especialmente sedoso y su mirar le turbaba igual que antaño.
-        Es un buen vino, – dijo, por fin, Martín- Veo que no has perdido tu buen gusto. Se parece al que hicimos en el dos mil cuatro, ¿recuerdas?

 
 
Aquel 7 de noviembre del 2004, el telediario estaba lleno de imágenes del ataque americano a Fallujah. La mesa, en la casona sobre la colina, estaba iluminada con luces tenues y amarillas, como le gustaban a Aurora.
-        Quita las noticias. Es nuestra noche. No quiero nada triste. Hoy hay que celebrar el triunfo – él la besó en el cuello, con delicadeza, mientras la rodeaba por la cintura y le acercaba una copa de tinto. Su tinto.
-        Estoy feliz- ella se volvió y levantó su copa sonriéndole.
Había sido duro. Montar un negocio desde cero, siempre lo es, crear una bodega aún más. Se habían conocido en Pamplona, en una cata que habían organizado en la biblioteca. Aurora acaba de terminar sus estudios de enología. Él, un cabeza loca a juicio de ella, disfrutaba abriendo negocios que luego dejaba a medio desarrollar. No fue un flechazo instantáneo, hubieron de pasar varios meses pero un día, sin apenas percatarse de lo que ocurría, despertaron en una habitación de hotel, sus piernas enlazadas, las sabanas plenas de sentimientos. Luego, todo fue un frenesí.
-        Compremos un viñedo- había gritado él mientras echaba a correr por el sendero, una tarde que fueron al río, más a encontrar soledad que a ver los campos cargados ya de uva.
-        No tienes ni idea de cuánto cuesta eso – contestó ella.
-        Conseguiremos dinero y tú eres una gurú del sector, ¿no?- le sonrió.
Cómo Martín logró convencer al de la Caja de Navarra, cómo consiguió convencerla a ella de que serían capaces de pagar el préstamo y cómo un día estaban firmando las escrituras con toda la inconsciencia del mundo, era algo que Aurora nunca había entendido.
Pero, había salido bien. En la pedregosa tierra de la finca, se enraizaban viñas fuertes, Merlot en la zona sur, Tempranillo en la norte, un poquillo de Mazuelo. Trabajaban de sol a sol con la ayuda de algunos jornaleros cuando su precaria economía se lo permitía. Los primeros meses hubieron de echar mano de las huchas, de los ahorros y de sus padres para pagar los créditos. Vino de terruño- decía ella- ahí nos tenemos que especializar. Para establecimientos selectos. Compraron las barricas de roble para añejar el líquido bermellón, una prensa de segunda mano – sólo para empezar, dijo Aurora-, dos cubas de acero inoxidable y una embotelladora que encontraron en Olite.
Allí, estaban, celebrando su primer trabajo, un tinto de aroma intenso, carnoso en la boca, de un rojo con ribete teja en la copa, concentrado, sabroso.
 
Cuando les sirvieron los solomillos, Aurora bajó la vista, sabiendo que debían abordar lo que allí les había llevado.
-        Aquí están los documentos- sacó de su bolso un portafolio y se lo alargó. Supongo que querrás mirarlos…
-        No hará falta – el tomo  el fajo de papeles y lo puso a un lado- me fío de ti. A pesar de todo.
-        ¿Sin rencores? – musitó Aurora.
-        No podría tenerlos. Fue lo mejor que me ha ocurrido en la vida. Fuiste…– una nube de añoranza se abrazó a sus ojos.
-        La vida es así, es lo que hay – suspiró ella de modo casi imperceptible.
-        Pero a veces todo es una mierda –Martín sorbió un poco de vino.
-        Oí que vuelves a estar enamorado – le sonrió, intentando cambiar de tema. Su cabello se movió justo como a él le gustaba hacía años.
-        ¡Qué pronto vuelan las noticias¡
-        Me lo dijo Esteban – replicó ella.
-        Sí, es una mujer estupenda. Sonia, se llama- y no se atrevió a decir que nunca nadie podría ser como ella, que en el fondo de su alma, Aurora era todavía la mujer de su vida.
-        ¿Te va bien?
-        Sí, sí, somos felices. ¿Y tú?
-        No tengo tiempo para nada. Ya sabes, la viña, el negocio, viajar aquí y allá a ferias. Y ya me conoces – hizo un mohín cómplice-, no trato bien a los hombres.
 
 
El 23 de mayo del 2006 fue un día caluroso, anunciando un verano que llegaba árido y seco, y la noche que le siguió fue más tórrida todavía. El Ford azul que conducía Aurora se detuvo frente a la casa cuando ya había anochecido. Estaba cansada, sudorosa, habían sido casi quince horas de viaje desde Miami a donde había ido a promocionar sus caldos. Entró deseando darse una ducha rápida y tumbarse desnuda en la cama para dormir diez horas seguidas.
Se sorprendió. La mesa del comedor titilaba a la luz de una vela inquieta que se reflejaba en las copas de vino ya servidas, Martín la esperaba con una amplia sonrisa y una mirada que pedía a gritos amor y sexo.
-        Bienvenida- le dio un beso- tengo grandes planes para esta noche.
Supo que iban a discutir en cuanto sintió el frío de sus labios. Aquella fue la primera de sus muchas discusiones, de sus muchos desencuentros.
-        Tenemos un negocio ¿sabes?, hay que crecer, exportar, buscar nuevas combinaciones, sacar adelante ese “coupage” por el que tanto hemos trabajado – gritaba ella- Y estoy harta de ser yo la que me ocupo de todo.
-        ¿De qué nos sirve el dinero, la viña, el negocio y la madre que los parió si no vivimos, Aurora? ¡¿De qué coño nos sirve?! – se exasperaba él- ¡No te quiero lejos en ferias, te quiero conmigo!
 
-        ¿Sigues sin tomar postre? -preguntó él. 
-        Claro- sonrío con coquetería- hay que cuidar la línea. 

Martín recordó su cuerpo, la sinusoide de su espalda y de sus piernas, el sabor de sus pechos y el aroma de su perfume. Joder, - pensó- cómo los recuerdos se resisten a morir. A la mínima aparecen, reviven con una mirada, con un roce de una mano.
-        Creo que es un trato justo- dijo ella, señalando el dosier-, es lo que acordaron nuestros abogados.
-        Ahora podrás hacer todos los buenos vinos que siempre has deseado sin que yo te entorpezca. Seguro que la bodega marcha mejor sin mí dándote guerra.
Aurora quedó pensativa. Ciertamente, desde que habían roto, el negocio iba mejor. Se había concentrado en el trabajo, en buscar nuevos canales de venta, vigilaba sus viñas como si fuesen sus hijas al punto de que los trabajadores pensaban que sabía de memoria la carga de cada una de ellas. Presentía la calidad de la añada con meses de antelación y había presentado un par de reservas que habían obtenido críticas muy favorables. Mantenía una actividad frenética. Tan pronto estaba comprobando la acescencia o la concentración del tartárico en el pequeño laboratorio de que disponía, como palpando las bayas o caminando entre las vides. Ahora, todo iba bien, sola, dedicada a su trabajo, al vino, a su carrera. Pero, si había de ser sincera, Martín nunca le había entorpecido. Simplemente, la vida les había separado. Ahora lo tenía enfrente y lo único que todavía les unía eran aquellos papeles sin firmar. Una vez que lo hiciera, sería mucho más complicado volverle a ver.
-        ¿Más vino? – preguntó él y la sonrisa que un día la enamorara apareció de nuevo en su rostro.
-        Joder con la sonrisa- pensó ella, y se obligó a pensar que el pasado no vuelve, que Martín estaba ya con otra mujer, que la bodega estaba por encima de todo, que le esperaban días de sol duro y tierras asfixiadas, jornadas largas de prensado de mosto, de emociones al probar la primera cata. Era su vida. Lo malo es que aquel hombre estaba también anclado a su vida.
Martín tomó los papeles y, sin apenas hojearlos, fue directamente a la última página.
-        ¿Firmo aquí?
-        Sí, ahí.
Sacó la pluma de su bolsillo y se dispuso a hacerlo.
-        La tienes aún.
-        ¿Qué? – él levantó la vista.
-        La pluma. La que te regalé- le miró tan fijamente que él se estremeció.
 
El ocho de octubre, el día del cumpleaños de él, cenaron en el restaurante de la ciudadela. Pidieron, como no podía ser de otra manera, una botella de su propia bodega y se sintieron reconfortados cuando el sumiller alabó su elección. Llevaban algunas semanas en paz, sin enfrentamientos, habían hecho el amor con cierta frecuencia y ambos comenzaban a darse una oportunidad. Ella le regaló la pluma y él le dio un beso largo y cálido para agradecérselo. Aquella noche, pasearon por la avenida cogidos de la cintura, como chiquillos, y se durmieron muy tarde, cuando ya los cuerpos se habían saciado. A las ocho de la mañana sonó el teléfono.
-        Déjalo- protestó él- Durmamos.
Pero Aurora contestó. Un problema importante con uno de los pedidos, uno para Francia, un proyecto que le había costado mucho conseguir. Saltó de la cama y se vistió a toda prisa.
-        ¿Dónde vas?
-        Hay problemas y gordos. Los de Banteau, que quieren dejarlo. Mierda, mierda, mierda.- se movía agitada por la habitación.
-        Aurora, es sólo una venta. Ven aquí- le llamó con sus brazos y se revolvió en las sábanas.
-        ¿Y quién trabaja? ¿Quién coño trabaja?- gritó de pronto ella, enfurecida con los franceses y con aquel hombre.- ¡Estoy harta de verte gandulerar y vivir a mi costa!
Él se marchó unas horas después con una maleta liviana. Ella no le llamó en semanas y cuando lo hizo fue para proponerle una separación legal en la propiedad. Él aceptó sin pensarlo. Juan Abregó, abogado de ella, llamó a Pedro Martínez, letrado de él.
 
No tomaron café. Degustaron el vino que aún les quedaba en la botella. No hablaban. ¿Para qué? ¿Había algo qué decirse? Cada uno tenía su vida, una nueva oportunidad.
-        Martín…- ella tomó la iniciativa.
-        ¿Qué?
-        ¿Tú crees que….?
-       Quizá – contestó él, entendiendo sin más palabras. Confuso.
-        Has firmado…
-        Ya, pero…
Sonó el timbrazo agudo del móvil de Martín pero él no lo cogió
-        Cógelo, por favor- dijo ella.
-        No te preocupes, es un SMS.- replicó él
-       Venga, puede ser algo importante- Aurora necesitaba tiempo para ordenar sus pensamientos. Que leyera mientras calmaba su pálpito.
-        Vale, un segundo. Perdona.
Quizá sí, quizá sí- pensó ella. Su piel todavía recordaba la suya. Cómo se pegan los recuerdos al cerebro, cómo se quedan.
Le miró, pero él no le dijo nada. Estaba leyendo y no se movía. En la pantallita de su celular, un mensaje de Sonia, la mujer con la que vivía ahora. Dos líneas.
Cariño, buenas noticias, estoy embarazada.
¿No es maravilloso?
-        Se hace tarde- dijo Martín.