23/12/14

Cuento de Navidad





Paul se quedó sin trabajo hace tres años. A sus cincuenta y cuatro cumplidos cada día le es más complicado mantener la esperanza de que volverá a encontrar un empleo algún día. Los ahorros se le agotaron ya hace algunos meses pero se las apaña viviendo con una tía que le ha acogido y comiendo en el comedor social que abre al mediodía en los bajos del ayuntamiento. Afortunadamente, no tiene familia ni hijos a los que dar de comer.
Gambo dejó Senegal hace cuatro años y tras un azaroso periplo por la costa africana y sobrevivir a un cayuco que hacía agua por la popa, desembarcó en la costa de Almería hace tres años. Ha trabajado de temporero unos cuantos meses pero no ha logrado los papeles y se conforma con la habitación compartida que, por caridad, le cede un compatriota – a cambio de pedir limosna por las calles y compartir las ganancias con él- y come los más de los días en el mismo local que Paul. Piensa que todavía es joven, apenas cumplió los treinta y cinco hace tres meses, y que la suerte cambiará.
Román es el más viejo, ha cumplido ya sesenta y tres, y tiene una poblada barba blanca, descuidada porque hace al menos un año que no ha pasado por el peluquero. Duerme en un cajero del Santander cuando le dejan y, los días en que pasan los munipas jodiendo la noche, se acomoda en los soportales de la plaza. En dos años podrá cobrar algo de pensión, unos cuatrocientos euros al mes. Para él, eso será una mejora importante. Conoció a Paul y a Gambo compartiendo la sopa que sirven las asistentas del ayuntamiento. No se queja. Ya no tiene ánimo para hacerlo y, como suele decir, mejor tomarse la vida a broma aunque sea una tragedia.
Teresa tiene treinta años y un hijo de cinco que es el ángel de sus días. El padre desapareció de sus vidas nada más se enteró de que había quedado embarazada y, la verdad, tampoco le apetece verle de nuevo. Por la mañana limpia unas escaleras de la avenida Benavente y al mediodía está empleada en el comedor social. Luego, algunos días, cuando le dan faena, remienda camisas en casa antes de ir a buscar a Pedrito al cole. Entre una cosa y otra, va tirando adelante pero no le sobra nada. Las navidades no le gustan, las odia. Y no por ella que, al fin y al cabo, hace mucho que dejo de creer en todo sino por el niño. Le ve tener envidia de sus compañeros cuando estos hablan de que han pedido esto y aquello a los Reyes, sabiendo que, un año más, el zapato del chico tendrá apenas dos o tres juguetes comprados en el chino de la esquina o en el “todo a un euro” de la plaza. Ya, tan pequeñito, este noviembre, le ha roto el sueño al chico. Le ha explicado que los Reyes no existen, que es todo mentira, que si este año no va a tener sus zapatitos llenos es porque no tienen dinero, no porque se ha portado mal. Luego de decírselo, lo estuvo besuqueando por horas. Pero Pedrito no parece haberla creído del todo, en su inocencia.
Los tres hombres, como cada tarde, se sientan en el parque de Santa María para liar un pitillo y compartirlo.
-        ¿Y bien?, ¿cuánto tenemos? – pregunta Paul.
-        Casi cuarenta euros – contesta Román mientras acaba de contar las monedas que guarda en un monedero desgastado.
-        No es suficiente- contesta Paul-. Nos quedan tres días tíos. Hay que moverse, cojones.
-        Encima que ayudamos, exigencias- protesta Gambo.
-        No, no, si os doy las gracias de verdad – Paul baja la cabeza, un tanto avergonzado.
-        Si la cosa va bien, quizá tengamos cien euros para el viernes – razona Román.
-        Eso estaría cojonudo- contesta Paul. Con eso lo hacemos como Dios manda.
-        Dios no manda nada, colega. Si mandara algo, no estaríamos metidos en esta mierda- replica Román mientras da la primera calada al pitillo.
-        Es un decir, que no hay manera de acertar en el hablar contigo. Como el señor es licenciado.
-        Eso es, licenciado.
-        Y durmiendo en la calle, no te jode- Paul le pide el cigarrillo.
-        Si me vieran país mío haciendo esto, tomar por loco- dice Gambo.
-        ¿No tenéis allá navidades?- Paul le pasa el pitillo al africano.
-        En mi pueblo creer en espíritus de la tierra. Al menos, esos dan de comer.
-        Ya, por eso el negro guapo está aquí jodido como los blanquitos.
-        Guapo, sí. En eso, acierto grande- ríen los tres.
Paul exhala el humo y se queda mirando al cielo. Hay estrellas, una de esas pocas noches de invierno en que unas cuantas lucen a través de la difusa luz que emana de las farolas. Está jodido pero nunca ha dejado de soñar. Y mucho más desde que siente lo que siente. Joder, qué locura. Cincuentón, pobre de solemnidad, una vida arruinada, la salud hecha un asco y oliendo a calle y lluvia…. Y, sin embargo, cuando la ve, se siente volar. Le ocurrió nada más conocerla, aquel viernes en que Teresa fue a servir al comedor por primera vez. Quedó prendado, como un adolescente, como un personaje de esas teleseries románticas que a veces se queda viendo en los televisores que están de muestra en el Mediamarkt. La miró apenas unos segundos y fue suficiente. Aquella noche, sus ojos, su pelo negro, su silueta rellenita, su cara redonda, su vestido pasado de moda y su voz le vinieron al recuerdo sin dejarle dormir. Después, cada día, aprendió más de ella, la invitó a sentarse a tomar el café en su mesa, se interesó por su vida y, si se puede decir algo así, quizá hasta logró una cierta amistad con la chica. Supo de Pedrito, de lo que Teresa se desvive por él, de lo que sufre por no poderle dar la vida que merece, de lo que odia las navidades. Se moriría de vergüenza si ella averiguara que está locamente enamorado. Es su secreto, lo que le da ánimos. No hace falta que sepa nada. El embrujo que le inunda se rompería porque es imposible que una mujer como Teresa se enamore de un viejo pobre como él.
-        Nos invitarás a boda, ¿no? – Gambo ha adivinado en qué piensa Paul tan sólo con mirar la cara de bobalicón que se le pone.
-        Graciosos, graciosos – Paul sonríe.
-        Eso, después de esto y de darte la pasta, qué menos que nos invites al casamiento- recalca Román.
-        Os juro que como se os escape algo delante de Teresa os rajo con una navaja- Paul se pone serio.
-        Tranquilo, bravucón. – le frena Román.
-        Amigos son amigos- dice Gambo mientras sonríe y le extiende la mano. Paul se la estrecha y Román aprieta ambas con una de las suyas.
-        Como los tres mosqueteros- grita Román.
-        El licenciado habló- dice Paul.
-        Los tres, ¿qué?- pregunta Gambo.
Ha nevado un poco, lo suficiente para que cuaje en los jardines y para que haga un frío que pela. Los tres amigos están sentados en el comedor, apurando el café antes de que cierren.
-        La verdad es que es guapa la moza- dice Román cuando Teresa pasa.
-        Ni se te ocurra enamorarte de ella- bromea Paul.
-        Igual yo puedo- sigue la chanza el senegalés.
-        Venga, dejaros de coñas. ¿Cuánto tenemos?
-        Lo he contado antes. Noventa y seis.- afirma seguro Román.
-        Bien, bien, suficiente, más que suficiente. Vamos echando leches al mercadillo- dice Paul.
-        Y al Corte Inglés- pide Gambo- yo quiero entrar al Corte Inglés con dinero. Que eso no ocurre todos los días.
-        Sea. También al Corte Inglés.
-        ¿Sabes lo que tienes que comprar?
-        Sí, sí.- responde Paul.
-        ¿Seguro?
-        Que sí, que lo sé.
Caminan por la avenida. Nadie les presta atención. La calle está llena de transeúntes apresurados que cargan bolsas y paquetes. Es cinco de enero y es el mejor día de ventas de la ciudad. Paul está ilusionado, muy ilusionado. Le ha costado meses sonsacar a Teresa la información que quería. Pero la tiene y ella no sospecha nada.
Primero entran en los grandes almacenes. Se dan prisa. Sus ropas viejas llaman la atención de los vigilantes pero estos no mueven un dedo cuando ven que pagan religiosamente en caja.
Luego, en el mercadillo, más a su aire, compran todo lo demás. Al final, tienen que cargar con tres bolsas grandes. Paul está encantado y sus dos compañeros también, al verlo tan feliz.
Esperan hasta las nueve cerca de la casa de Teresa. Se fuman los dos últimos pitillos que les quedan y, como siempre, los comparten.
-        Venga, es la hora- dice Paul- poneros esto.
-        ¿Tenemos que hacerlo?- protesta Román.
-        Parezco chamán chiflado del pueblo- dice Gambo mientras se ajusta el sombrero.
-        Si nos pilla la pasma ahora nos lleva al manicomio directamente- refunfuña Román- ¿De verdad que es necesaria esta chorrada?
-        Claro que sí, calla ya de una vez, coño.
Las tres sombras esperan junto al portal y se cuelan en cuanto un vecino sale. Saben que es en el quinto derecha. Suben en el ascensor y a Paul el corazón está a punto de estallarle.
-        Vosotros calladitos y con cara de buenos, ¿vale? – Paul da las órdenes y los otros sonríen con complacencia.
Tiene que hacer sonar el timbre dos veces hasta que la puerta se abre. Teresa da un pequeño grito al ver a aquel trío delante de ella. Por un instante piensa que son atracadores o maleantes pero les reconoce.
-        ¿Qué es esto? ¿Qué hacéis aquí? – pregunta seria.
-        Queremos hablar con Pedrito. ¿Vive aquí, verdad?- pregunta, trucando su voz, Paul.
-        Paul, ¿qué coño hacéis?- ella sigue extrañada.
-        ¿Está Pedrito? – grita con voz grave Paul para que el pequeño le oiga.
-        ¿Me vas a decir qué hacéis aquí?- vuelve a preguntar Teresa, mientras el niño asoma por detrás de su madre. Ha escuchado su nombre y se ha acercado curioso.
-        ¡Ah!, Tú debes ser Pedrito, ¿verdad?- sonríe Paul y los compañeros hacen lo mismo.
El niño se lleva las manos a la boca  mientras asiente con su cabeza. Son tres, como se lo han contado en la escuela, uno negro, otro con grandes barbas blancas y otro moreno. Llevan turbantes y capas y traen tres grandes bosas llenas de regalos.
-        Este año, tú eres nuestro niño favorito y por eso hemos venido antes a tu casa que a ninguna otra- Paul sigue forzando su voz mientras guiña un ojo a Teresa que sonríe.- Hay una excavadora. Querías una, ¿verdad?
Los tres hombres se van y por la escalera se quitan los estrafalarios gorros y las capas raídas. No dicen nada pero están contentos. Por Paul, por el niño, por Teresa.
Pedrito está sacando paquetes de las bolsas y mira a su madre.
-        Mamá. ¿no me habías dicho que los Reyes Magos no existen?
-        Estaba equivocada, cariño. Sí que existen, sí que existen- lo abraza muy fuerte.
 

 

 

22/12/14

Vuelve, amada ideal, vuelve, vuelve!




"Ideale", una hermosa canción de Francesco Paolo Tosti (1846-1916).
 

Io ti seguii come’iride di pace
lungo le vie del cielo;
Io ti seguii come un’amica face
de la notte nel velo.
E ti sentii ne la luce, ne l’aria,
nel profumo dei fiori;
  e fu piena la stanza solitaria
di te, dei tuoi splendori.
In te rapito,
al suon de la tua voce
lungamente sognai, e
de la terra ogni affanno, ogni croce
in quel giorno scordai.
Torna, caro ideal,
torna un istante
a sorridermi ancora, e
a me risplenderà nel tuo sembiante
una novell’aurora.
Torna, caro ideal, torna, torna.

 
Cuya traducción libre es:
 
Te he seguido como a un arco iris de paz,
a través de los caminos del cielo;
Te he seguido como a una antorcha amiga
a través del velo de la noche y
te siento en la luz, en el aire,
en el aroma de las flores;

La habitación vacía está llena de ti, de tu esplendor.
Cautivado por ti,
he soñado tanto con el sonido de tu voz
para que todas las preocupaciones de la tierra, cada cruz,
se olviden en ese sueño.
Vuelve, amada ideal,
vuelve por un instante.
sonríeme de nuevo,
y en tu rostro resplandecerá en mí
un nuevo amanecer.
      Vuelve, amada ideal, vuelve, vuelve.








19/12/14

Beneath the Ink




Beneath the Ink es un sistema de creación y publicación de libros enriquecidos.
El sistema permite añadir vídeos, notas, mapas, audios, fotografías de manera poco intrusiva. No hay enlaces exteriores y los contenidos se incrustan en el e-book sin que haya que recurrir a lanzar otras aplicaciones. Al pulsar el enlace señalado, la página se divide en dos partes. En una continua el texto del libro y en la otra se muestra el contenido aparte. Así, jamás se abandona la página siendo este uno de los conceptos fundamentales del sistema.
 
 
 
En la terminología del entorno, estos contenidos adicionales se denominan “blink”. Los libros electrónicos generados puede leerse tanto en e-readers como en tabletas.

 




La libertad total


La libertad total (ByB, 2013), del argentino Pablo Katchadjian es una novela que parece un guión de teatro porque está basada exclusivamente en el diálogo, sin descripciones, sin narrador. Un diálogo casi anónimo porque los personajes son denominados con  letras, de la A a la J, lo que hace más complicado todavía el identificarse con alguno de ellos. Tampoco hay un tiempo concreto o un lugar donde transcurra la conversación.

La libertad como concepto, como necesidad, como experiencia fundamental del ser humano, requiere aproximarse a ella o bien de manera rigurosamente filosófica o bien desde la evocación de una historia que dispare el ansia por la misma en nuestra mente. Nada de ello ocurre en esta novela que camina demasiado cerca del absurdo. No es que el absurdo en sí mismo sea un mal recurso pero, en este caso, se degrada la importancia de la libertad porque las digresiones de los personajes y sus juegos de palabras pueden concebirse como experimentos del lenguaje pero no como literatura que nos emociona y nos hace vibrar con la libertad. Si el autor pretendía remedar los diálogos de los clásicos griegos, demostrar dominio en el uso de sofismas, falacias, parábolas y silogismos, lo que consigue con esta dialéctica inverosímil, falsamente humorística y ajena a lo concreto, es banalizar la libertad, incluso el que en ocasiones aburra hablar de la libertad, justo lo contrario de lo que yo esperaría de la literatura y de su compromiso social al hablar sobre un valor tan fundamental. Una cascada de diálogos sin objetivo moral. La propia asepsia del concepto narrativo- no lugar, no tiempo, no circunstancias, no nombres- aleja al lector de la emoción que la libertad debe causar porque esta no es ni puede ser un concepto abstracto sino que tiene valor en cuanto que modela e influye decisivamente en nuestra vida, en nuestros sentimientos, en nuestra ilusión, en nuestra pasión, en nuestra manera de concebir el mundo. La libertad necesita de la pasión. ¿Es posible la libertad total o es necesario tener reglas para que la libertad posible se desarrolle? Sin duda, una pregunta que ha preocupado a los hombres desde hace milenios pero sobre la que el libro de Katchadjian no aporta novedad alguna.
 

18/12/14

Workshop on Computational Linguistics for Uralic Languages





El día 16 de enero del próximo mes, ya en el 2015, se celebrará en Tromso, Noruega, el primer taller sobre lingüística computacional aplicada a las lenguas urálicas. Esta familia lingüística comprende unos 20 idiomas con unos 20 millones de hablantes en los países escandinavos, países bálticos y Siberia, destacando entre ellas el noruego y el finés.
 
Entre los temas que tendrán cabida en el evento pueden citarse los Parsers, los corpa digitales en estas lenguas, traductores, procesadores de texto o los análisis computerizados gramaticales.
 
Tendrá lugar en la HSL-Fakultetet de la UiT The Arctic University en Tromsø.
 
Para más información puede accederse a este enlace.
 

17/12/14

Doctor Ipsum





Doctor Ipsum, programado por Vicky Teinaki, es un generador de texto que simula los consejos que pudieran dar 13 personas con sus personalidades diversas. El sistema, programado en JavaScript, funciona combinando frases predeterminadas, mostrando tantas frases como el lector desee. 
 
Puede juguetearse con el sistema accediendo a este enlace.
 

16/12/14

Silkwords





Silkwords es una web de novelas románticas interactivas del tipo "haga usted su propia aventura". Las historias van desde las más suaves a las más eróticas y, tras cada entrega, los lectores pueden elegir hacia dónde debe evolucionar el siguiente capítulo e influir en su desarrollo. El sitio, que ha sido creado por Keri Multerer, licenciada en ciencias y biología, precisa registro de los usuarios (aunque es gratuito) y está teniendo bastante éxito entre las lectoras anglosajonas.
 
El autor del relato escribe el capítulo inicial y ofrece alternativas sobre cómo seguir. Estas opciones pueden votarse a lo largo de varios días, típicamente cuatro, y la elegida por mayoría se traslada al autor, que escribe la siguiente entrega en función de dicha votación. El ciclo se repite hasta que la historia se completa. Así, los finales pueden no ser los típicamente buenos de este tipo de novelas sino que pueden desarrollarse de cualquier manera en función de las elecciones que hagan los lectores.
 
 



15/12/14

Nueva versión de la Biblioteca Mundial





En el año 2009 se creó la Biblioteca Digital Mundial, de la que Biblumliteraria se hizo eco en su día. Una base de datos de libros patrocinada por la UNESCO. Ahora, se anuncia la nueva versión de esta base de datos que, de momento, todavía está en versión beta. Hay que señalar que esta renovación afecta fundamentalmente a la interface y motor de búsqueda pero que la cantidad de los libros almacenados en la biblioteca sigue siendo escasa y siempre constreñida por los derechos de autor y copyrights. En cualquier caso, hay algunos libros y documentos digitalizados de gran valor histórico.
 
La nueva versión tiene un motor de búsqueda de documentos que permite encontrarlos por época, fechas, lugar geográfico o tipo de documento (libro, revista, etc.). También pueden buscarse datos a través de una serie de líneas de tiempo disponibles y por temáticas.
 
Existen también cinco mapas interactivos que engloban los documentos de Rusia, China, Estados Unidos, manuscritos iluminados europeos e historia del mundo.

Para experimentar con la nueva versión, puede accederse a este enlace.







14/12/14

Framed




Framed, de la firma Loveshack Entertainment, es una historia de ficción interactiva concebida como combinación de viñetas en vez de textos. Es una aventura del tipo "elige tu propia historia" en que, en cada paso, el lector deber elegir un camino diferente. Y este camino, en Framed se elige reordenando las viñetas con el ratón de modo que, dependiendo del recorrido que dispongamos en la pantalla, el protagonista y sus antagonistas podrán hacer unas u otras cosas, encontrar o no las armas, y ser víctimas o verdugos. Por ejemplo, en el dibujo de la cabecera, el hacha está situada al final con la que el hombre que corre no podrá cogerla antes de encontrarse cara a cara con el asesino que porta otra hacha. Si reordenáramos las viñetas para que el protagonista pueda cogerla antes, podrá enfrentarse a su agresor. Los personajes están animados (corren, se mueven) sobre las viñetas.

El concepto es novedoso pero en la práctica no hay muchas posibilidades de variaciones y puede resultar algo aburrido al cabo de poco tiempo.

Para Ipad, puede comprarse en este enlace.







 

13/12/14

Morningside Vector Space




 
Morningside Vector Space, de Millie Niss y Martha Dees, es un experimento sobre cómo puede evolucionar un texto en el espacio del lenguaje determinado por ejes mentales de pensamiento. Así, en abscisas se representa el eje estilo sociológico-estilo melodramático y en ordenadas el eje estilo sencillo- estilo pretencioso. A medida que el lector va moviendo el ratón en ese espacio bidimensional, el texto final va variando en función del mayor o menor peso de cada factor. Clave en la calidad del trabajo es la suavidad con la que los textos van variando a movernos en el espacio de dos dimensiones continuo. En este caso, los cambios son discretos.
 
Está basado en un trabajo de Queneau llamado Exercises de Style.

Está programado en Flash.

11/12/14

Lemon Simulator 2014




Lemon Simulator 2014 , de Daniel Champion, es un pequeño generador de ficción interactiva. La historia narra la fantasiosa situación en que uno se despierta convertido en un limón. A partir de ahí, con cada frase, se presentan una serie de opciones y en función de la elección del lector la trama se desarrolla en un sentido u otro.
 
Historia de texto puro sin ningún aditamento gráfico. La interacción se reduce a elegir entre las opciones que tras cada párrafo se presentan. Es fácil entrar en bucles y regresar al inicio sin lograr avanzar más.