28/4/17

The State of Digital Literacy in Canada




Ha sido publicado por el Instituto Brookfield el informe The State of Digital Literacy in Canada que analizar es estado de la cuestión en aquel país sobre los diferentes conceptos existentes de alfabetización digital, cómo la digitalidad afecta a la economía y la sociedad, el grado de alfabetización digital en el territorio, las necesidades formativas de cara al futuro, los programas en curso, y las relaciones entre computación y conocimiento, entre otros temas.

En formato digital, puede descargarse desde este enlace.




Digital Literature and Art: Interface as Creative Device



Dentro del Festival internacional de Literatura Cuirt, que se celebra en Galway, desde el día 23 de este mes hasta el próximo día 30, hoy tiene una lugar, a las 5 de la tarde, una sesión sobre literatura digital titulada, "Digital Literature and Art: Interface as Creative Device". En el debate participarán, entre otros, Jason Nelson, Alinta Krauth y Justin Tonra entre otros.

El libreto de todo el Festival puede descargarse en formato PDF desde este enlace.


27/4/17

Reframed 2017






Reframed 2017 se celebra hoy y mañana en la Universidad de Brighton, un evento que se centra en los desarrollos que están teniendo lugar en la narrativa interactiva, campo en el que lo digital, la realidad virtual y la inmersión 3D comienzan a tener un importante impacto. Que un futuro evidente de la literatura digital será la inmersión y la holosala, parece bastante evidente desde hace años aunque la técnica para lograrlo está aún lejos de ser sólida y eficiente.

Habrá conferencias y talleres.


El programa puede verse en este enlace.




26/4/17

...and by islands I mean paragraphs



...and by islands I mean paragraphs, de J.R. Carpenter, es un texto interactivo que muestra un interface, el escenario, interesante. Sobre un mapa de islas que ocupa una superficie mucho mayor que la pantalla, el lector debe ir navegando de isla en isla para que, al clickar en ella, se le aparezca un texto que se auto genera. La historia se revela. así, como un conjunto de párrafos dispersos que, al ser explorados poco a poco, van tomando sentido y relacionándose entre sí. En algún caso, la programación entra en bucle (por ejemplo, al llegar a la página de bibliografía) y es difícil retornar sin recargar la página. 

Puede leerse - explorarse- desde este enlace.







24/4/17

Libro electrónico tamaño A4




Le ha costado a Sony llevar al mercado lo que ya anunció en el año 2013, su lector electrónico de 13.3", es decir prácticamente un A4, algo que agradecerán los lectores cuya vista ya flaquea o aquellos otros que precisan leer contenidos prolijos con mucha información, sobre todo si incluyen gráficos. Aparentemente, su pantalla de tinta electrónica va a permitir visualizar documentos en formato PDF con calidad. Por fin, llegará al mercado japonés este mes de junio y se supone que a continuación al resto del mundo. No va a ser barato, unos 700 euros al cambio. 

El DPT-RP1 tiene una pantalla de 1650 x 2220 píxeles y funcionalidad táctil que se consigue mediante un lápiz adjunto. Su memoria es de 16GB y el software está movido por un procesador de 64 bits con 4 núcleos de la firma Marvell. Asimismo, incluye conexiones WIFI y Bluetooth. Pesa sólo 350 gramos. Dado que la pantalla es de e-ink, la batería puede durar un mes completo sin recargar. Asimismo, no cansa la vista porque refleja la luz en vez de emitirla.

La página oficial del producto en este enlace (en japonés).







23/4/17

La foto que te tomé en San Jordi





Este año, todo ha venido casi al unísono. Cosas de la primera luna llena de primavera que, en ocasiones, tiene estos caprichos de alinear en dos fines de semana la pasión más triste, el domingo de gloria y el día de San Jordi, como si todo fuera uno.

Te recuerdo hoy. Recuerdo tu pérdida, tu viernes santo disfrazado de cáncer, la impotencia de ver cómo la vida te subía al calvario, con tu cruz a cuestas que yo, pobre Simón, apenas te ayudaba a  cargar. Recuerdo la rabia, tanta que si yo hubiera tenido poderes sobrenaturales, la tormenta de la hora nona no se hubiera quedado sólo en truenos y ruido vacuo sino que hubiera arrasado el universo entero por toda la eternidad.

Me abrazo, sin embargo, a San Jordi, a los libros que me regalabas, a las rosas que yo compraba muy de mañana, aún cargadas de rocío, para ti.  Tengo una fotografía tuya que me encanta. Era San Jordi. Tú me habías regalado el best-seller de moda pero, en la tarde, cuando nos fuimos a la ribera del río, fuiste tú la que comenzaste a leerlo como si quisieras cerciorarte de que iba a gustarme tu presente. Estabas tumbada boca abajo sobre una esterilla, leyendo la novela, enfrascada en las primeras páginas de la historia, disfrutando de la lectura y del sol de primavera que brillaba en un cielo tan azul como el mar. No me escuchaste cuando me acerqué con la cámara en la mano, así que pude enfocarte con detenimiento, deleitándome en verte más que buscando la toma perfecta. Entonces, me sentiste y levantaste despacio la cabeza, mirándome con esa expresión que me hacía preguntarme qué podías ver en mí para regalarme esos ojos llenos de afecto y de almíbar. Tu forma de verme, rendida de amores, me llenaba siempre de asombro y de tierno aturdimiento. Saqué la foto en ese instante y congelé aquella sonrisa que era el paraíso bendito.

Pasó tu pasión, y este año el domingo de gloria y San Jordi han venido juntos para recordarme que falta lo mejor por llegar, como en esta foto en que leías mi libro y me aupabas a la mayor de las glorias con tan sólo mirarme. Yo, previsor, ya te he comprado la rosa. Ahora, espero tu mirada nuevamente, como en aquel San Jordi en el que te tomé la foto. 



21/4/17

Type:Rider



Type:Rider es un juego que cuenta la historia de la tipografía. El usuario va moviendo dos bolitas a lo largo de las pantallas como si se trataran de un personaje y este viaje se aprovecha para ir mostrando diversas fuentes sobre las que las bolitas se trasladan, explicando su creación, enseñando sus detalles apliados y su mayor o menos aceptación por el público. A la vez que el juego para ordenador, hay una aplicación para Facebook y, también, se han realizado instalaciones interactivas en grandes espacios.

Bien diseñado y con imágenes sugestivas.

Puede comprarse en Itunes, en este enlace.







20/4/17

Farsa





 Hizo un gesto con la mano y el camarero se acercó solícito. 

- Otro café, por favor – pidió Nora.

El café Visconti era donde siempre se encontraba con Julia. Estaba decorado con fotos de películas en blanco y negro, carteles de éxitos cinematográficos de los cincuenta y todo tipo de chismes que alguna vez estuvieron en una sala, desde un proyector de cinemascope a una linterna de acomodador de los años cuarenta. Al fondo, había un recoveco con una mesita, el lugar idóneo para contarse sus cosas cada trimestre sin tener los oídos de los demás pegados a sus espaldas.

- Entonces, ¿sigues con Fernando? – Nora acercó la taza a sus labios pero no llegó a beber. Se conformó con oler el aroma del café recién hecho.
- Sí, no es que nos veamos mucho, la verdad, pero podemos decir que seguimos juntos. Hoy va a ser uno de esos raros días en que lo hagamos. Luego, vendrá a recogerme para ir a cenar.
- No se te ve muy entusiasmada…. 
- Estamos bien. Ya sabes, cada uno a su rollo, con su trabajo… la distancia tampoco ayuda… - Julia parecía buscar cómo disculparse de algo que ni ella sabía qué era.
- Anda ya, cuando estás con el seso sorbido, ya puedes estar en Tasmania que encontrarás un momento para estar junto a la persona que quieres. – afirmó Nora con rotundidad. 
- No es tan fácil.
- A mí no me entra en la cabeza compartir la vida con alguien sin poder acariciarle todos los días.
- ¡Buenas estarías tú para ser la mujer de un pescador que hace la campaña del atún en Islandia! – bromeó Julia.
- ¿De veras que no tienes necesidad de él? O él de ti, que tanto da.
- No somos tan pegajosos. Estamos bien, eso es todo, cada uno en su casa; juntos pero no revueltos que suele decirse.
- Ya, ya veo – ahora Nora sí bebió del café y se demoró en volver a dejar la taza sobre el platillo.
- ¿Qué ves? Reconozco tu tono irónico a una milla. – Julia miró hacia abajo
- Pues eso, que estás muy enamorada. – lo dijo medio riéndose.
- Hace mucho tiempo que estas sola, Nora – Julia la miró a los ojos -, la pasión es flor de un día, desaparece en seis meses.
- Ya, ya veo – repitió con la misma ironía.
- Además, si hay algo que me sobra en estos momentos, es que me juzguen. ¿Mi vida es mía, no?
- Claro, cariño – Nora la miró con ternura- y por eso me duele que la desperdicies, porque no tienes otra. Me duele que te engañes; que sigas viviendo algo que no quieres vivir, al menos que no te vuelve loca; …. ¿Qué temes? 
- Nada…
- ¿Hacerle daño? – preguntó Nora.
- Bueno, desde luego, él no merece que le mande a paseo.
- ¿Y tú? ¿Qué mereces tú? 
- Joder, Nora, ¡Y yo qué sé! – Julia se giró hacia el lado sobre la silla. 

Un taxi aparcó junto al café. Desde donde se encontraban, vieron que era Fernando quien llegaba, puntual como siempre lo había sido. Nora le escrutó con rapidez.

- Ha engordado. Y le veo más viejo – dijo.
- Es que somos más viejos. Tú también, pochola.
- ¿Estás segura de que quieres esto? – al tiempo que se levantaban, Nora le tomó las manos y se las apretó con fuerza.

Julia no contestó. Unos segundos después, Fernando las alcanzó.

- Hola Nora, me imaginaba que estarías aquí. Vuestra cafetería preferida, ¿no?
- Hola, Fernando. ¿Qué tal? – le estampó dos besos en las mejillas- Hacía tiempo que no te veía.
- El trabajo, ya sabes. Ando bastante liado, me han cambiado de departamento y ando algo perdido.
- Sí, Julia ya me lo ha contado – mintió Nora.  – Bueno, al menos hoy podéis cenar juntos.
- Sí, exacto. – se volvió hacia Julia- Deberíamos apresurarnos. He reservado cena en La Góndola a las ocho.
- Vale, voy a pagar y nos vamos- Julia echó mano del monedero.
- Ya pago yo – Fernando hizo ademán de llamar al camarero.
- Ni se te ocurra. El café de las chicas lo pagan las chicas. – y Julia se alejó unos metros para pedir la cuenta en la barra.

Nora y Fernando se quedaron mirándose el uno al otro sin saber qué decirse. Al cabo, era Julia su único lazo de unión entre ellos.

- Julia es mi mejor amiga – dijo, de pronto, Nora.
- Lo sé. ¿Por qué lo dices?
- Porque quiero que sea feliz.
- ¿Te ha dicho que no lo es? – preguntó él con sincero interés.
- Sabes que nunca lo haría…. Pero, de veras, Fernando…. Los tres sabemos qué lo vuestro se acabó hace mucho, que no os necesitáis cada día…. ¿Por qué esta farsa?

Fernando calló unos segundos y sólo cuando vio que Julia estaba ya regresando, musitó:

- Porque la soledad es peor.




Por la mañana




Una mañana más, el despertador suena a las seis y media. Estás a oscuras porque amanece más tarde. Remoloneas unos minutos entre las sábanas y acaricias con las manos el otro lado de la cama. Sientes que allí el tejido es más suave, está menos raído que en tu propio extremo, porque tú siempre duermes a la derecha. Al cabo, compraste la cama para dos, de uno cincuenta, pensando que era para siempre. Hay que ser bobo para pensar que algo es para siempre, más aún que tú podías no aburrirla. Pero, bueno, aquello ya pasó. El tiempo todo lo cura, hace que todo se olvide. Ya no echas de menos mover tu pierna hacia el otro lado para sentir la tibia piel de la suya; ni añoras girarte y poder abrazar su cintura desnuda; tampoco te da miedo ya el no escuchar su respiración durante la noche ni añoras hacerle el amor. Ahora ya te has acostumbrado a que el otro lado de la cama esté vacío y, más aún, has aceptado que así va a estar siempre, que ella no va a encontrar el momento de estar a tu lado ni sentir la necesidad de un beso tuyo. Te ha costado entenderlo, ha sido duro, has pasado muchas noches dando vueltas sobre ti mismo en tu esquina, como uno de esos patinadores que gira sobre su eje, sin atreverte a invadir lo que era de ella. Ya pasó. Al final, todo se consigue. Fue hermoso mientras duró. La tristeza de amor sólo existe en los libros medievales. El muerto al hoyo y el vivo al bollo. Ojos que no ven- y no la ves desde hace mucho tiempo-, corazón que no llora. El despertador vuelve a sonar. Te deshaces de esos recuerdos que ya no son nada y te incorporas. Vas al baño y enciendes la luz. Buscas casi a tientas, mientras tus pupilas se acomodan a la claridad, la maquinilla. Pulsas el interruptor y escuchas el zumbido de las cuchillas. Estás desnudo frente al espejo y comienzas mecánicamente a afeitarte mientras tu cabeza sigue jugando con recuerdos que ya son sólo pasado. Sí, por unos segundos te acuerdas de cuando ella se levantaba desnuda y caminaba por el pasillo que parecía que la gloria hubiera madrugado con ella. O de cuando desayunabais juntos. El baño está ahora despejado y agradeces que ya no haya aquel batiburrillo de cremas y cepillos, pinzas térmicas y lazos de colores con los que invadía la tarima. Te sientes bien, al fin asumiendo tu vida, sin depender de nadie con toda tu alma.

Notas un tirón, un pellizco de las cuchillas en un pelo rebelde, y te miras en el espejo. Entonces, al verte reflejado, te percatas. Estás sonriendo con cara de tontaina mientras recuerdas cada milímetro de la piel de ella, cada segundo de sus acciones en aquella casa ahora tan solitaria. Tu expresión feliz de pardillo te delata. Te ves reflejado, sonriendo como un gilipollas, mintiéndote a ti mismo, y piensas “mierda, sigo enamorado”.







19/4/17

Axion




Axion, de Ivaylo Getov, Jasmine Idun Isdrake y Kyle Gustafson, será - porque aún está en la versión beta de desarrollo- una app que permite explorar un documental interactivo sobre el conocimiento que actualmente se tiene sobre la materia oscura (el nombre axión viene precisamente de las hipotéticas partículas elementales involucradas), un problema astrofísico de hondo calado (aunque también discutido recientemente) . El usuario tiene amplia libertad para navegar por los contenidos en un escenario virtual, escuchando o leyendo informaciones fragmentadas, las ideas de unos y otros, formándose su propia concepción.  En consecuencia, la experiencia lectora de cada persona es diferente. En definitiva, simula el proceso científico real en el que opiniones, experiencias, comprobaciones y discusiones van teniendo lugar de manera un tanto caótica hasta que, poco a poco, convergen en un conocimiento sólido y estructurado.

El programa acepta entradas biométricas de interactividad (con un sensor EEG) para mostrar unas u otras informaciones. Muchas de las imágenes pertenecen a trabajos reales en el CERN.

La versión más completa requiere asimismo unas gafas de visión artificial.

Más información en la página de la aplicación.



18/4/17

Conversación automática con un cuadro




El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires ha puesto en marcha una iniciativa denominada "Diálogo con un cuadro" en el que el visitante puede interaccionar con un cuadro, de modo que puede realizar preguntas que son respondidas por una chatbot  que genera diálogo automático. La obra elegida para el experimento es "Bio Cosmos" de Emilio Renart. El entorno conversacional se desarrolla a través del teléfono móvil en un escenario similar a cualquier chat, como Whatsapp por ejemplo. Es una aplicación desarrollada entre BBDO y el Museo.