14/12/19

Portal de Literatura y Música





La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes ha puesto en marcha un nuevo portal denominado Literatura y Música, al que puede accederse desde este enlace.

Pretende ser un repositorio amplio del acervo de fuentes poético-musicales, cancioneros, discografía, poética española musicada y otros elementos que combinen música y texto.

El portal cuenta con un potente buscador que permite localizar las informaciones de diversas maneras y es dinámico, ampliándose con nuevos materiales cada día.





13/12/19

StepWorks





StepWorks, desarrollado por Erik Loyer, es un sistema de generación de poesía digital en base a una hoja de cálculo. Está basado en Stepwise, un formato de código abierto para codificar narrativa.


Una vez abierta la hoja de cálculo, pueden introducirse frases, imágenes u otros elementos en cada celda. Posteriormente, la rutina javascript mezcla y visualiza esos elementos.


Puede accederse a la hoja desde este enlace.







9/12/19

El año del pensamiento mágico



El año del pensamiento mágico, de Joan Didion, (Literatura Random House, 2015), es un libro de duelo, un mirar de frente a la muerte y al reinicio de una vida cuando se va lo más querido. Libro sin ningún sentimentalismo y, a su vez, profundamente emocional, profundo, una historia absolutamente real ya que la autora cuenta el fallecimiento de su esposo, el también escritor John Gregory Dunne, justo en la cena de Nochevieja del 2003 cuando regresaban de visitar a su hija en coma. Didion tiene una enorme capacidad de expresar el duelo con palabras, de mostrar cuánto cambia la vida en un instante, como ella misma dice, sin apelar a la autocompasión o al consuelo, tan sólo al radical cambio que supone no tener más a la persona amada y que ha creado la propia vida mediante la convivencia de muchos años. Reflexión lenta y profunda de cómo un infarto puede dar al traste con sueños, rutinas, certezas e ideas. 

Recuerdos, testimonios, pensamientos, informes médicos, hechos del día a día, en un camino lento y duro que el lector recorre con el mismo paso apesadumbrado, pero muy lúcido, de Didion, sin excesos, sin aspavientos. Aprendemos, con ella, a valorar el amor, la compañía, lo que se tiene mientras la vida existe. Una lectura que exige introspección, lentitud, mascar cada párrafo.

Y aún más terrible, sabiendo que la hija de la autora transitaba su propia agonía para morir 2 años después. Duelo sobre duelo. ¿Puede sobrevivirse a ese drama? Joan Didion enseña cómo sin alharacas ni llamadas a lo divino. 

"La vida cambia deprisa. La vida cambia en un instante. Te sientas a cenar y la vida que conocías se acaba…” 




7/12/19

Proyecto Itzulbide





El grupo IXA de la Universidad del País Vasco ha puesto en marcha junto a Osakidetza, el proyecto Itzulbide (Traducción).

Se trata de desarrollar una herramienta de traducción automática especializada en el dominio clínico basada en redes neuronales. Si el resultado tiene éxito, Itzulbide se integrará en el sistema informático del sistema de salud vasco para permitir la traducción bidireccional de cualquier informe médico memorizado que pueda estar escrito en euskera o en castellano. 


6/12/19

Open Memory Box





Open Memory Box es una base de datos digital de vídeos de la extinta RDA, bien sea de imágenes de la propia República democrática alemana, o de imágenes tomadas por sus ciudadanos en otros lugares. Cubre un amplio periodo que va desde 1947 a 1990, es decir desde poco después de finalizar la segunda guerra mundial hasta la disolución de la RDA que fue absorbida por la RFA el 3-10-1990.

Contiene unas 400 horas de vídeo con más de 2200 películas y para su compilación, cientos de familias han donado sus películas familiares y domésticas.

Muy interesante desde un punto de vista histórico.

El buscador es gráfico y con la suficiente potencia como para poder clasificar los vídeos según temática o fecha. Disponible en cuatro idiomas.

Puede verse en este enlace.




5/12/19

Visionaire Studio





Visionaire Studio, de la firma alemana Visionaire Studio UG, es una aplicación que permite desarrollar videojuegos sin saber programación, mediante un interface en el que, de manera gráfica, pueden combinarse imágenes de fondo o de primer plano, personajes que se mueven ("sprites"), acciones en función de la posición, textos, botones de mando, etc. También permite utilizar máscaras, desplazamientos del tipo parallax, efectos especiales, etc. Compatible con OpenGL.

Especialmente interesante para juegos narrativos.

Es preciso pagar una licencia (hay varias modalidades) para poder compilar y publicar el juego creado. 

Algo muy positivo es que existen numerosos tutoriales en la Web (especialmente en YouTube) con lo que es sencillo comenzar a usar la aplicación en poco tiempo.

Es compatible con casi todos los sistemas operativos y está disponible en alemán e inglés.

El sitio de la aplicación en este enlace.

Ejemplos de los resultados que se obtienen:








4/12/19

Electronic Literature Organization Conference and Media Festival 2020





De cara a la próxima Electronic Literature Organization Conference and Media Festival 2020, que se celebrará en Orlando, en Julio del año próximo, está en curso el plazo para la presentación de ponencias y trabajos de cara a su potencial selección por el Comité organizador.

En concreto, hay plazo hasta el próximo 6 de enero y caben tres tipos de propuestas: artículos, conferencias y exhibición de trabajos concretos.

El lema de la conferencia para 2020 es (un)continuity” y se invita a los participantes a reflexionar sobre narrativas no binarias y visualización de hechos o historias poco visibles.

Más información en este enlace.






3/12/19

Lingüística computacional y Molière





De tanto en tanto, aparecen opiniones y estudios que ponen en duda la veracidad de la autoría de Molière sobre su obra. Al igual que con Shakespeare, el escritor francés carga con la duda eterna. Su empleo de mayordomo real nada artístico, la similitud de estilo con su coetáneo Corneille, la ausencia de ningún escrito suyo hasta casi los 40 años con una súbita aparición en el mundo de las letras y la ausencia de manuscritos hicieron que a principios del siglo XX, el poeta Pierre Louÿs publicara un estudio afirmando que Corneille escribía las obras de Molière por un módico salario. Desde entonces, y a pesar de que normalmente estas afirmaciones son pronto contradichas, la sombra de la duda sobrevuela a Molière.

Ahora, Florian Cafiero y Jean-Baptiste Camps publican en Science Advances un análisis de la obra del escritor francés basado en técnicas de lingüística computacional con el resultado de que se absuelve a Molière de trampa alguna, afirmando los autores que hay una gran probabilidad de que fuera el único y auténtico autor.

Para realizar el análisis, se partió de un amplio corpus de comedias de Molière, su hermano Thomas (que también escribía), Corneille y otros autores coetáneos, catalogando sus frases, palabras, rimas, sufijos, prefijos, secuencias morfosintácticas y otras características lingüísticas, comparándolas entre sí. Las palabras fueron organizadas en dendogramas, comparando estos entre los diferentes escritores. Se utilizaron, para ello, diferentes métodos estadísticos como el cálculo de la distancia Manhattan, Transformada Z, normalización de longitud de vectores, o la varianza de Ward

La conclusión es que no hay evidencia alguna que la estructura profunda de las obras de Molière se detecte en la de los otros autores, indicando esto que es original y propio. Molière es absuelto de cualquier duda.

El artículo técnico original puede leerse en este enlace.






2/12/19

Voyant Tools





Voyant Tools es una aplicación web de código abierto que sirve para analizar textos. Originalmente desarrollado por Stéfan Sinclair y Geoffrey Rockwell, puede ser usado con textos que estén en la Web o bien con textos propios que se cargan en el programa.

Sus herramientas permiten generar estadísticas sobre el texto, como calcular, por ejemplo, distribución de palabras, de frases, detectar asuntos tratados, etc.  Permite, asimismo, hacer comparaciones a gran escala sobre un corpus amplio. Funciona en Windows, Linux y Mac. Maneja metadatos y presenta los resultados de diversas maneras gráficas.

Una herramienta sencilla que permite habituarse a los programas de análisis textual antes de dar el salto a otras más potentes pero, también, mucho más complicadas de usar.

Está disponible en 10 idiomas. 

En este enlace puede verse la página de la aplicación.






1/12/19

Kono Originals





Kobo Originals es un portal de audiolibros, presente sólo en algunos países como, por ejemplo, Canadá, Holanda, Australia o Francia. Kobo se sube, por tanto, a un sector que está teniendo un crecimiento significativo en los últimos años. 

Permite comprar un audiolibro de entre los de catálogo o tener un abono para poder escuchar un título por mes. 

Hay títulos en inglés y francés, algo lógico si tenemos en cuenta que Kobo es una sociedad canado-japonesa.

El portal de Kobo Originals en este enlace.




30/11/19

Le livre infini





Le livre infini, de Albertine Meunier, para Art2M, es un libro virtual que puede mostrar cualquier contenido textual, gráfico o multimedia. Un proyector emite las imágenes sobre un libro con las hojas todas en blanco. Se aúna, así, la sensación física del papel con la versatilidad de que cualquier contenido, fijo o vídeo, puede ser proyectado sobre su superficie. El dispositivo detecta el paso de las páginas para emitir la información correcta.






29/11/19

Phallaina





Phallaina, de Marietta Ren, es un cómic que desfila solo por la pantalla contando una historia de demencia de su protagonista.

Las viñetas se visualizan en un todo continuo que se mueve horizontalmente con cada una de ellas teniendo efectos de parallax y los textos sobreimpresos. Se acompaña con banda sonora.

También hay una versión física sobre muro que se presentó en el festival de Angulema 2016 y sobre la cual la aplicación nos permite escuchar la banda sonora a medida que se recorre.




Está disponible para Apple y para Android.

La web del sitio está en este enlace.








28/11/19

Bibliothèque numérique et intelligence collective





La revista francesa Pigaille convoca, para su número del 2021, a que los autores que lo deseen puedan proponer artículos que versen sobre los asuntos siguientes:

* Le numérique est-il le rêve des humanités ?

* Comment le texte numérique s’interprète-t-il ? Fragmentación del texto y lectura a distancia.   

* Les humanités numériques à l’épreuve de la start-up nation. 


El número se editará bajo el título genérico de Bibliothèque numérique et intelligence collective : la révolution numérique est-elle le sacre des “humanités” ?

Más información sobre cómo han de presentarse las propuestas en este enlace. La fecha límite es el 20-01-2020.






Generador de texto sobre Thanksgiving




Con motivo del día de acción de gracias, Leonardo Flores ha creado un pequeño código que genera de manera automática un texto con palabras que tienen relación con este día. Una concatenación de palabras unidas por conjunciones cuyo único punto a destacar es lo compacto que es el código generativo.


En este enlace, por ejemplo, pueden leerse algunas de estas generaciones, así como acceder al código. Un extracto:


wine and stuffing and pumpkin and ham and beer and wine and squash and casserole and cobbler and ham and cranberry and wine and squash and dessert and cranberry and beer and turkey and squash and dessert and cranberry and cordial and stuffing and pumpkin and cordial and eggnog and eggnog and pies and pies and cobbler and beer and beer and ham and pumpkin and wine and pies and casserole and eggnog and cordial and turkey and cranberry and eggnog and squash and cobbler and eggnog and squash and ham and pecans and stuffing and beer and pies and casserole and cobbler and cranberry and eggnog and pies and cranberry and cranberry and squash and squash and cordial and cordial and dessert and pecans and ham and wine and eggnog ...




27/11/19

Le jour où la Terre dégusta





Le jour où la Terre dégusta, de Emmanuel Corno es un juego narrativo en el que hay que salvar a la Tierra de un desastre planetario.

Como en casi todas estas narraciones, se presentan ciertos párrafos y es preciso, a continuación, elegir entre una serie de alternativas. En función de las decisiones que tome el lector se llega a cinco finales diferentes.

En ocasiones se deben componer mensajes con iconos y "enviarlos". También en función del mensaje, se desarrollan unos u otros hechos

En lengua francesa.

Puede leerse desde este enlace.







22/11/19

The Pulse





The Pulse, de StoryFix Media, es un juego narrativo de ficción interactiva en el que, tras ciertos párrafos, es preciso elegir entre varias opciones para su continuación.

Si algo le diferencia de otros juegos del mismo tipo "Si-entonces" es que en este caso se controlan una serie de variables internas que hacen que el desarrollo del relato no dependa sólo de las elecciones del lector sino de cómo evolucionan dichas variables. Se consideran elementos como la salud de los personajes o la disponibilidad de ciertos objetos, y también la fiabilidad del usuario (elegir acciones erráticas sin prestar atención a lo que se lee, penaliza), el tiempo que se dedica al juego y limitación del tiempo de respuesta dado que el juego simula hablar con alguien. Si hay una demora excesiva, el carácter virtual entiende que no se le presta atención y la historia cambia.

La página del juego puede verse desde este enlace.






20/11/19

Dreamworld






Dreamworld, del finlandés Jere Kilpinen, es un videopoema en inglés que combina animaciones tortuosas, psicóticas, con una banda sonora etérea y espacial y el recitado del poema. Este, de hecho, empieza una vez que las imágenes han creado ya el ambiente oscuro que pretende el autor.





18/11/19

Colaborar con un proyecto de la Biblioteca Nacional






La BNE, Biblioteca Nacional de España, ha puesto en marcha un proyecto colaborativo por el que cualquier persona, de manera anónima o una vez registrada en la web de la Biblioteca, puede ayudar a aclarar una de sus obras, concretamente el Diccionario geográfico de la España antigua que escribiera el diplomático sueco Gustaf Daniel Lorichs en la primera mitad del siglo XIX. Este funcionario y experto en numismática redactó una especie de diario en el que relata con detalle sus viajes por la España de aquel tiempo citando numerosas localidades que, a día de hoy, son difíciles de ubicar, bien porque han desaparecido o bien porque han cambiado de nombre.

Los lectores que lo deseen pueden ver si identifican estas villas, aldeas o parajes para identificarlos sobre el mapa en la época actual. Para facilitar la lectura del texto manuscrito, a medida que se desplaza el ratón sobre él, se amplia, se hace "zoom", de una pequeña zona. 

Hay un buen tutorial de cómo utilizar la aplicación.

Puede accederse al proyecto en este enlace.




16/11/19

VR Space




VR Space, de Jacques Donguy, es un poema en realidad virtual 3D. La implantación original se realizó con unas gafas estereoscópicas HANON y un vídeo que puede leerse con el software GO VR desde un teléfono móvil. Fue presentado en Bruselas en mayo de este año.


Ante los ojos del lector, los textos deambulan por el espacio mezclándose con asteroides errantes y con cubos de información que viajan por el mismo. Una banda sonora que combina todo tipo de sonidos completa el cuadro.


En el video siguiente no puede apreciarse el efecto 3D pero puede ser usado para visualizarlo como antes se ha indicado.






14/11/19

Apnea





Apnea, de Baltasar García Perez-Schofield, es una narración interactiva en el que sobre un escenario prácticamente fijo, minimalista, el lector entra en una situación cerrada, en bucle, de la que le es difícil escapar, sea cual sea la opción que elija, sea cual sea el enlace que explore.

Esta repetición, estos bucles en la elecciones, son parte primordial de la historia.

Puede leerse aquí.


12/11/19

Biennale du numérique





Los próximos días 18 y 19 de este mes se celebra en la Enssib (Ecole Nationale Superieure des Sciences de l'information et des Bibliotheques) la Biennale du numérique en donde bibliotecarios, editores y escritores analizarán el impacto de la Web y la digitalidad sobre el libro y las bibliotecas.


El programa completo es:


Lunes, 18 noviembre:

9 h 30 – 9 h 45 : Préambule introductif Nathalie Marcerou-Ramel (directrice de l’Enssib) Pascal Robert (directeur de la recherche à l’Enssib).
9 h 45 – 10 h 30 : Conférence d’ouverture, Philippe Bourdenet (ingénieur, DSI, Le Mans Université).
10 h 30 – 13 h : Enjeux professionnels et services aux usagers.
10 h 30 – 11 h 45 : Mesa redonda n.1 | Enjeux et objectifs.
12 h – 13 h 15 : Mesa redonda n. 2 | Services, usages, usagers.
14 h 30 – 15 h 15 : Taller : outils permettant la consultation croisée de l’archive TV et de l’archive web.
15 h 15 – 17 h 45 : Puesta en común
15 h 15 – 16 h 30 : Mesa redonda n.3 | L’édition.
16 h 30 – 17 h 30 : Mesa redonda n.4 | La librairie.
17 h 30 – 18 h : Remise du Prix de l’innovation numérique en bibliothèque.



Martes, 19 noviembre

9 h 30 – 10 h : Conférence introductive, par Seth Van Hooland (professeur des universités, Université Libre de Bruxelles).
10 h – 12 h : Les bibliothèques : de la transition à la collaboration.
10 h – 11 h : Mesa redonda n.5 | RDA et transition bibliographique.
11 h – 12 h : Mesa redonda n.6| Convergences et collaborations.
13 h 30 – 14 h 15 : Talleres de demostración : outils permettant la consultation croisée de l’archive TV et de l’archive web.
14 h 15 – 16 h 45 : Obstacles et perspectives.
14 h 15 – 15 h 15 : Mesa redonda n.7 | Usages, opportunités et convergence des bases de données ?
15 h 15 – 16 h 15 : Mesa redonda n. 8 | Standards et avenir des formats du « livre numérique ».
16 h 15 – 17 h : Grand témoin, Milad Doueihi (historien des religions, titulaire de la chaire d’humanisme numérique – Université de Paris-Sorbonne).
17 h – 17 h 30 : cierre por Jean-Louis Soubret (Business Model Generation, DICEN-IdF).


Más información en este enlace.




11/11/19

VII Congreso del libro electrónico





Los próximos días 13,14 y 15 se celebra en Barbastro la séptima edición del Congreso del libro electrónico. Acogerá a expertos y profesionales del sector que debatirán sobre el estado actual del libro electrónico en España y otros países. Las sesiones y talleres tendrán lugar en la sede de la UNED.

Este año, el país invitado es Estados Unidos.

Se tratarán asuntos tan interesantes como los aspectos clave en la producción de un libro electrónico, las nuevas tecnologías que se están aplicando en su elaboración o los podcast literarios.

El programa completo puede leerse en este enlace.





10/11/19

Life on Mars?




Life on Mars?, de Hugo Labrande es un relato de ficción interactiva, una aventura conversacional en francés. Una historia en donde una astronauta queda aislada en una base marciana, aparentemente sola. O no tanto.

En su versión web, propone una interface minimalista, con texto simple en negro sobre fondo blanco. Es preciso avanzar dando instrucciones y el parser reconoce una serie de palabras que, a menudo, se quedan cortas para lo que a uno se le ocurre preguntar.

Hay versiones en francés e inglés.

Para ver los efectos especiales contenidos es preciso jugar la narración desde un intérprete IF como Gargoyle o Frotz.

Puede jugarse en web desde este enlace o descargar la versión interpretable desde este otro.





8/11/19

La Tour d’Orastre






La Tour d’Orastre, de Corax, es un relato de ficción interactiva que se desarrolla en una ciudad con una gigantesca torre que crece y crece, al estilo de la de Babel.

La interface es totalmente minimalista, apareciendo los párrafos siempre de la misma manera, seguidos por las opciones a elegir en color verde. El manual de uso está siempre en línea, accesible si el lector no sabe cómo seguir. La lectura puede ser interrumpida, guardada y recuperada después.

La introducción es notablemente larga, para empezar el verdadero juego bastantes páginas después. Las decisiones son amplias (hasta 8 casos a elegir por acción), hay estadísticas, batalles textuales, etc.

En idioma francés.

Puede leerse desde este enlace.












Dans son Sommeil





Dans son Sommeil, de Jean-Pierre Balpe, es un videopoema realizado por combinación de un texto generado automáticamente, imágenes, voz y una banda sonora de Pierre Charlus que, a su vez, son variaciones de un preludio y fuga de Jan Zack. 

Un poema en inglés se mueve por la pantalla mientras frases en francés se escuchan por el altavoz. Diversas animaciones se superponen a texto e imágenes.









7/11/19

Literaktum, evento en Donostia



 

Entre los próximos 11 y 24 de este mes, se celebra en San Sebastián el evento Literaktum donde editores, escritores noveles y consagrados, artistas, pensadores, ilustradores y muchos más se dan cita para hablar de literatura y de su relación con el mundo y otros lenguajes y disciplinas. En esta edición del 2019 toma importancia la relación entre literatura y feminismo. otro importante eje en el 2019 versará sobre la variedad cultural, lingüística y literaria de Europa.

Habrá, a lo largo de los días, conferencias, exposiciones y talleres.

En este enlace puede verse la página principal de Literaktum.

El programa completo es:

11 noviembre :
Literaktum presenta: Etxeak eta hilobiak, Bernardo Atxaga; 19:30 | Ernest Lluch K.E.

12 noviembre :
Literatura y feminismo: Prosa, Poesía, Mujeres, Elvira Sastre & María Sánche; 19:30 | Okendo K.E.

13 noviembre :
Hunkipuinak: Emozioei buruzko istorioak txizularekin girotuta, Sorgina Txirulina; 18:00 | Aiete K.E.
Literaktum presenta: Aitaren etxea, Karmele Jaio; 19:00 | Elkar Aretoa - Fermin Calbeton, 21
Literatura y feminismo: Querida Jane, querida Charlotte; Espido Freire, 19:30 | Aiete K.E.

14 noviembre :
Literatura y feminismo: A mí no me iba a pasar; Laura Freixas & Mariasun Landa, 19:30 | San Telmo Museoa

15 noviembre :
La joven Jane Austen (Becoming Jane, 2007); 18:30 | Aiete K.E.
Literatura y feminismo: Los hombres y el feminismo: La autocrítica pendiente; Victor "Parkas" & Iván Repila; 19:00 | Koldo Mitxelena
Artze... Joxan, oroituz!; 19:00 | Loiola K.E.

16 noviembre :
Azeriaren fabula, Titiriteros de Binéfar; 17:00 | Aiete K.E.
Peru eta otsoa, Didau Antzerki Faktoria; 17:30 | Ernest Lluch K.E.
Kutxa batean bizi, Andrea Escargot; 17:00 | Plaza Ferrerías

17 noviembre :
Pequeño Big Blue, PanicMap; 16:30 / 18:00 | Gazteszena (Egia K.E.)

18 noviembre :
Emisión especial del programa Bestalde de DK Irratia con motivo del Festival Literaktum; 18:30 | Sala Club del Teatro Victoria Eugenia
Ipuinaren ordua - Giza Eskubideak; 18:00 | Ernest Lluch K.E.

19 noviembre :
Literatura y feminismo: También escritoras, Christina Rosenvinge & Paula Bonet; 19:30 | Sala Club del Teatro Victoria Eugenia
Ipuinaren ordua - Giza Eskubideak; 18:00 | Loiola K.E.

20 noviembre :
Lau, Salto sorkuntzak; 18:00 | Aiete K.E.
Literaktum presenta: La danza de los tulipanes, Ibon Martín; 19:30 | Tomasene K.E.
Literatura y feminismo: Emakumeen hitzak eta gorputzak, Lucía Baskaran & Kattalin Miner & Eider Rodríguez; 19:30 | Ernest Lluch K.E.
Ipuinaren ordua - Giza Eskubideak; 17:00 | Casares K.E.
Ipuinaren ordua - Giza Eskubideak; 18:00 | Okendo K.E.

21 noviembre :
Kontzertu Didaktikoa: New Orleansetik Euskal Herrira, Iban Gurrutxaga & Susana Cencillo & Javi Pérez; 18:00 | Aiete K.E.
La obra de Yannick Bellon: L'amour nu, Luisa Etxenike & Aixa de la Cruz; 19:00 | Tabakalera
4ª Fiesta del Día Universal de la Infancia; 18:00 | Loiola K.E.
Adam Zagajewski o el fulgor de la poesía; 19:30 | San Telmo Museoa
Ipuinaren ordua - Giza Eskubideak; 17:00 | Larratxo K.E.
Ipuinaren ordua - Giza Eskubideak; 18:00 | Egia K.E.

22 noviembre :
Orgullo y prejuicio (Pride and prejudice, 2005); 18:30 | Aiete K.E.
Ipuinak musikarekin - Ezberdin Bezain Eder; 18:00 | Loiola K.E.
Debates: Hizkuntzak, literaturak, Europak, James Robertson & Iban Zaldua; 19:00 | Tabakalera
Literaktum presenta: Monstruas y centauras. Marta Sanz; 19:00 | Troa Zubieta liburu-denda - Reyes Católicos, 8
Book Friday;
Tertulia literaria: Navidad con Charles Dickens, Slawka Grabowska; 19:30 | Convent Garden - Easo 20
Cena literaria: cenar con Charles Dickens, Slawka Grabowska: 21:00 | Convent Garden - Easo 20
Ipuinaren ordua - Giza Eskubideak; 18:00 | Lugaritz K.E.

23 noviembre :
Loops, Engruna Teatre; 18:00 | Imanol Larzabal Aretoa (Lugaritz K.E.)
Nur eta Herensugearen Tenplua (2017); 17:00 | Aiete K.E.
Wangari, Afrikako koloreak marrazten; 17:00 | Intxaurrondo K.E.
Literatura y feminismo: Identidad, norma y libertad, Paul B. Preciado & Cristina Morales; 19:00 | Koldo Mitxelena
Debates: Pensar en poesía, pensar en prosa. Angel Erro & Iñigo Astiz; 12:00 | Kaxilda liburu-denda - Arroka kalea, 2
Kutxa batean bizi, Andrea Escargot; 17:00 | Aiete K.E.

24 noviembre :
Abre la puerta, Teatro del Temple; 19:30 | Imanol Larzabal Aretoa (Lugaritz K.E.)
Gizon zoriontsuaren alkandora, Teatro Paraíso; 18:00 | Larratxo K.E.
Patologías, fármacos y trastornos: Cuerpos disidentes que reinventan el mundo, Paul B. Preciado & Cristina Morales; 18:00 | Kontadores - Avenida de San Pedro 13



6/11/19

Tech-ila Sunrise: un/a remix





Tech-ila Sunrise: un/a remix, de Salvador Barajas, es un hipertexto bastante sicodélico y chillón en su estética que combina textos, pantallazos, código, imágenes y animaciones. Un cajón de sastre en que es difícil seguir un hilo narrativo pero que sorprende a cada pantalla con novedades no esperadas y una estética kitsch. Sobre textos de los mexicanos Rafael Lozano-Hemmer y Guillermo Gomez Pena busca remedar las primeras aplicaciones hipertextuales de hace varias décadas. 

Puede leerse desde este enlace.









5/11/19

Eduina





Presentada en una exposición de la Weisman Art Museum de Minneapolis, en el año 2009, la Eduina es una flor creada genéticamente por el artista Eduardo Kac. Se trata de petunias a las que se les ha integrado un gen del propio Eduardo. No está claro cómo se expresa este gen dentro del mar de los genes naturales de la planta. En base a este desarrollo biológico, el autor creó también la obra Natural History of the Enigma

Kac tardó 6 años en desarrollar la “edunia”. A partir de su sangre, un laboratorio en Minneapolis aisló un gen de su sistema inmunológico, concretamente, un fragmento de inmunoglobulina que es capaz de distinguir virus o microorganismos para atacarlos. Esta secuencia de AND se introdujo en una planta de Petunia hybrida. La edunia, pues, tiene una cierta parte humana.

Más información en este enlace.




3/11/19

La isla de materia






1.

En el año 2655, la nave con código oficial XNEP-37 pero llamada “Clepsidra” por las tripulaciones, desapareció en el sector H12, en la constelación de Cefeo. El hecho fue profundamente investigado, pero no se llegó a resultado alguno. El corte de las comunicaciones y de la telemetría fotoláser fue tan súbito que, aparte de conocer el instante del suceso, nada más podía aventurarse. Todos los sistemas funcionaban correctamente y las conversaciones de los tres astronautas que viajaban en la nave no denotaron suceso alguno fuera de lo habitual.


2.


Augusto Pellier se despertó tendido sobre una superficie arenosa, ligeramente húmeda. Desorientado, sintió dolor en la cabeza y se la palpó de manera instintiva. Sus dedos se mancharon con algo de sangre seca y comprendió que tenía una herida que estaba ya cicatrizando. Supuso que había estado inconsciente por mucho tiempo. Se apoyó en ambas manos y se incorporó lentamente. El sol brillaba muy alto pero, para su sorpresa, pudo mirarlo sin cegarse. El color era rojo débil, algo que le hubiera resultado familiar cualquier atardecer mientras se tomaba un refresco en el porche de su casa en la costa. Pero, aquí y ahora, no estaba cayendo la noche ya que la estrella se veía casi en el cénit. Se giró. Un mar especialmente hermoso se extendía de este a oeste. La playa donde se encontraba tendría un par de kilómetros de largo y, más allá, se fundía con montañas altas que surgían súbitamente.


Pacientemente fue recorriendo con la vista el paisaje, adaptando su vista a la extraña luz, hasta que la vio. Era la Clepsidra, varada en uno de los cabos a lo lejos. Los daños eras visibles por todas partes. Uno de los generadores flotaba sobre las aguas un poco más allá, sin duda enredado entre las telas de los paracaídas que le habían formado una balsa de fortuna.


Fue entonces cuando recordó y comprendió.


Su segundo, Van Maier, le acababa de contar un chiste cuando sintieron una vibración potente y desconocida. Todos los controles cayeron a cero y los ventanales de la nave se inundaron de un potente luz azul. Sintieron una aceleración más fuerte que la que nunca habían sentido en los simuladores de centrifugación. Recordó que no hablaron. No dio tiempo. Todo sucedió en pocos segundos. Luego, una tierra que se acercaba a toda velocidad a través de las claraboyas. Una caída a un planeta que se agrandaba cada segundo. La activación automática de los sistemas de emergencia, el tirón hacia arriba de los paracaídas, un golpe final, la pérdida de la consciencia.


¿Dónde estaba? Se incorporó. Tenía miedo pero, a la vez, sintió hambre. Es curioso el cuerpo humano, capaz de desear unas gachas en el peor de los momentos. Caminó hacia la nave y comprobó que, si alguien estaba dentro, no podría haber sobrevivido. No vio ningún cadáver flotando ni sobre la playa. Van Maier y Otorinos debían haber fallecido dentro de aquel amasijo de metal.

Estaba solo. Estaba solo y tenía hambre. Y sed. Comenzó a caminar hacia el norte, por el terreno que parecía más accesible. El sol rojizo comenzaba a descender sobre el horizonte.


Pudo beber algo en algún riachuelo y encontró algunas frutas. Durmió sin cobijo e inquieto. Cada vez que se despertó comprobó que las estrellas que veía en el cielo nada tenían que ver con las que él conocía. No sabía dónde estaba ni como había llegado hasta allá pero, fuera donde fuera, estaba muy lejos de su sistema solar natal.


Al cabo de dos días, se encontraba de pie sobre un elevado terraplén en lo alto de una montaña. Abajo, en el valle, una ciudad. No tenía opción si quería sobrevivir. Debía bajar y pedir ayuda. Pero, ¿a quién o a qué?


3.


Augusto Pellier se despertó sobre una cómoda cama. La habitación se estaba iluminando poco a poco, mientras sonidos propios de un bosque se escuchaban desde todos los lugares. Por la gran ventana, comprobó que el cielo estaba límpido. El astro rojizo subía lentamente. Nunca en la Tierra había tenido despertares tan plácidos.


Un androide entró en la estancia portando una bandeja con un apetitoso desayuno.


- Su desayuno, Augusto – recibió el mensaje sin escuchar palabras, pero lo sintió como si hubiera sido emitido con una voz que podía distinguirse de la humana y que, aun así, resultaba agradable.
- Gracias, O2- contestó con el pensamiento, utilizando el nombre con el que el robot se había presentado cuando se lo asignaron.


Mientras tomaba el alimento, recordó los pasados seis días. Tras bajar a la ciudad su sorpresa no pudo ser mayor. Las gentes que la poblaban eran muy parecidas a él mismo, había mujeres, niños, hombres y muy pocos ancianos. La tecnología era sin duda mucho más avanzada que la que él conocía. Todos parecían en perfecto estado de salud ya que, según le habían explicado después, las enfermedades – antaño fatales- eran ya fácilmente dominadas. Los vehículos flotaban, los edificios se alargaban o encogían según el momento del día, todos se comunicaban telepáticamente con un pequeño circuito pegado al cráneo y los vestidos variaban de textura, color y estilo en función de la voluntad de cada uno. Miles de androides recorrían las calles realizando las tareas rutinarias o pesadas.


La suerte le había acompañado. Al poco de entrar en la gran avenida, un hombre se le acercó. Debía ser una especie de policía, aunque en aquella sociedad tan bien avenida no parecía que comprendían bien el concepto de guardián del orden. El orden siempre estaba preservado. Aquella persona, en cualquier caso, había detectado que era un extraño y, sobre todo, que necesitaba ayuda. Acabó siendo acogido por el Servicio alienígena de Kaeleva, que así se llamaba el planeta donde se encontraba. Las primeras horas le resultaron un calvario, con el pánico de no saber quienes eran, dónde estaba y cuál iba a ser su suerte. Eso quedó atrás en cuanto le implantaron el circuito. De pronto, comprendía todo lo que le decían y los otros le entendían a él. Se percató enseguida de que no corría ningún riesgo. Al contrario, parecía ser normal en aquel lugar la llegada de seres de otros lugares a los que acogían. Kaeleva estaba situado por azar en un cruce de flujos espacio temporales y, de tanto en cuanto, aparecían seres que llegaban del pasado. Tras un largo interrogatorio, que más bien se le antojó una agradable charla entre amigos, tal era la placidez que aquellos seres transmitían, le asignaron un alojamiento, un cicerone que le guiaría durante algún tiempo y un trabajo. Sí, al día siguiente de llegar ya tenía una ocupación y una compañera de trabajo, Ilexi.


Se aseó, se vistió y se introdujo en el transferidor. Dos segundos después entraba en el laboratorio central de Física de Kaeleva.


- Buenos días, Augusto. Espero que hayas descansado bien – Ilexi le sonrió con amabilidad mientras le transmitía cerebralmente el mensaje.
- Muy bien, gracias. He de reconocer que sabéis hacer mejor las habitaciones que en mi planeta natal. Es en estos detalles donde se notan los años de progreso – quiso hacer un chiste, pero notó que ella no comprendió la gracia.
- Bien, Augusto, nos dijiste que tu planeta se llamaba Tierra. Lo ha buscado en la base de datos y no consta. O es muy pequeño, o está muy lejos en la isla de materia o ha desaparecido hace eones.
- Sí, la Tierra – Augusto sintió un estremecimiento al pensar que la Tierra ya no existiese. ¿Qué habría sido de sus padres, de sus amigos? Sintió un alivió por no tener pareja ni descendencia. De otro modo, estaría enloqueciendo ahora.
- Y nos dijiste que eras físico de profesión antes de embarcarte en los vuelos estelares.
- Sí, así es. Especialista en Cosmología.
- Eso está bien, esto está bien. Siempre estamos felices de contar con nuevos  expertos en Astrofísica. Lo cierto es que casi hemos cerrado ya la comprensión del Universo. Desde hace milenios no hay avances significativos. Entendemos a la perfección el funcionamiento de la isla de materia, las leyes que la rigen son exactas y sólo queda por profundizar en cuál puede ser el futuro a muy largo plazo de este nuestro universo. Como has podido experimentar, ya sabes que es posible viajar en el tiempo aunque es algo difícilmente controlable, más propio del azar que de una tecnología definida. Por cierto, estos viajes sólo son posibles del pasado hacia el futuro, nunca al revés.
- Bueno, si sabéis todo eso – no pudo evitar fruncir el ceño en una muestra de incredulidad que Ilexi percibió inmediatamente -, es que habéis avanzado mucho en Física, verdaderamente.
- No lo dudes – Ilexi le miró más con desgana que con enfado por las dudas que mostraba.
- ¿En que año estamos?, quiero decir, aquí, en Kaeleva.


Ilexi comprendió que por “año”, Augusto quería decir rotaciones en torno a su estrella Unguis.


- 1.456.089.023 de nuestra última era computada. Casi mediodía, ya.
- Bueno, eso es muuuuucho tiempo – alargó la “u” en su mente sin saber si el chip lo traduciría. Por la reacción de ella y una sonrisa burlona, comprendió que sí, que el sistema era capaz de lidiar con sutilezas como aquella.
- Muuuucho – respondió ella repitiendo el truco – el suficiente para que hayamos podido desentrañar los enigmas de la naturaleza, ¿no te parece?
- Sin duda …. ¿Y qué puedo hacer yo? – replicó Augusto.
- Aún no lo sé. De momento, ponerte al día. – le indicó que se sentara frente a una enorme pantalla holográfica. – Te he preparado un curso acelerado de nuestros conocimientos en Física y Cosmología. Deberás comenzar por lo más básico y las matemáticas elementales. Ya, ya sé que las sabes. Todas las civilizaciones avanzadas que conocemos han llegado hasta ese punto. Pero debes aprender nuestro sistema de codificación matemático que será muy diferente del tuyo, sobre todo para ti que vienes de muy atrás en el pasado. Es lo bueno de las matemáticas. Que no cambian nunca. Podrás avanzar con cierta rapidez porque los conceptos de fondo son los mismos pero has de habituarte a nuestra codificación.
- Lo entiendo – repuso él.
- Tienes tiempo. Como ya se te ha explicado, la vida en Kaeleva es larga. De hecho, igual no te lo han dicho ya, pero aquí uno muere porque quiere morir, porque así lo decide, porque se ha aburrido. Si no lo desea irse, nuestra medicina puede mantenerlo joven ilimitadamente.
- ¡Me encanta saberlo! – se mostraba exultante.
- Sí, eso dicen todos los que llegan de civilizaciones poco desarrolladas. Pero, créeme, no todos piensan así aquí tras vivir cien millones de años. La isla de materia se queda corta.
- Ya es la décima vez que hablas de la isla de materia – a Augusto le hacía gracia el nombre - ¿es así como llamáis a la galaxia? Pero, cien millones de años no son nada para explorar los billones de galaxias del universo…
- No entiendo – Ilexi se detuvo un momento por si el intercomunicador necesitaba más tiempo para traducir el concepto que albergaba la frase de Augusto pero, tras unos segundos, comprendió que no había matiz - ¿Billones de galaxias? Sólo hay una isla de materia. A ver si va a ser que estáis mucho más retrasados que lo que yo pensaba y aun creéis en dioses que brillan en el cielo y en universos paralelos.
- ¿Cómo….?
… aunque si habéis sido capaces de llegar hasta aquí, algo de desarrollo debéis tener…. O quizá es otro de tus comentarios pretendidamente graciosos que no entiendo… en fin, debo estar en otro sitio dentro de un momento. Ya hablaremos más delante de tus peregrinas concepciones del mundo. De momento, te dejo en manos de OP95 – y señaló al super ordenador cuántico 3D que estaba frente a él.


4.


Los meses siguientes pasaron con cada día asemejándose al anterior. Todo el día con OP95 al que ya casi consideraba como un hermano. Luego, cuando Unguis descendía, se transfería a su estancia. 

Su mundo se reducía a una breve charla con Ilexi cada día; estudio, mucho estudio, con OP95; y largas y ridículas conversaciones con O2.


 - Molécula de Oxígeno – llamaba al androide al llegar a su estancia-, tengo hambre.
- Supongo que me llama, Augusto, pero sigue pronunciando mal mi nombre. Soy O2.
- Ya, ya – se resignaba el humano, comprobando que la ironía no estaba dentro de los algoritmos del muñeco mecánico.


Los dos primeros meses los había dedicado a comprender la terminología matemática de Kaeleva. Como bien había indicado Ilexi, no era fácil cambiar toda la estructura simbólica de uno, de un día para otro. Pero, con empeño, lo había conseguido. Había sido un tiempo interesante, como si estuviese aprendiendo un nuevo idioma.


Fue al tercer mes cuando comenzó a inquietarse. Toda la información que recibía hablaba de la isla de la materia que podía comprender se refería a una única galaxia. Una galaxia, en cualquier caso, mucho mayor que su amada Vía Láctea, quizá cinco o seis veces más grande en diámetro y que, al parecer, era ya explorada en todos sus rincones por los habitantes de Kaeleva. Hasta ahí, nada extraño. Ya en su Tierra natal se sabía que había galaxias mayores y menores que la propia, estrellas mayores y menores que el Sol. Lo que, en verdad, le asombraba es que aquellos científicos parecían creer que sólo existía una galaxia, la isla y que, tras ella, no había nada, sólo el vacío cósmico, como mucho los campos cuánticos que llenan el espacio.


No podía creer que una civilización tan avanzada pudiera tener una cosmología tan atrasada, similar a la que en tiempos pretéritos creían los terrícolas: la tierra, unos cuantos astros girando alrededor y luego nada. Era imposible. Aquello era casi como cuando se pensaba que todo lo que se veía en el cielo estaba dentro de la propia galaxia, allá por el siglo XIX terrestre. La tecnología que veía a cada momento y que para él era pura magia le confirmaban que efectivamente Kaeleva era un planeta muy antiguo, muy desarrollado, con un inmenso conocimiento de los fundamentos de la natura. El mismo Unguis, tan rojo y tan viejo, era coherente con la longevidad de aquella civilización. No era posible que pensaran aún que sólo existía una galaxia, que el universo se acababa apenas unos millones de parsecs más allá. No, no era posible.


Llegó a la conclusión de que le mentían. Una mentira enorme y, a todas luces, creada a propósito porque toda la base de datos a la que tenía acceso era coherente con esa visión unigaláctica.

Le mentían, pero ¿por qué?.


5.


Había pasado casi un año cuando se animó a preguntar. Aquella mañana, Ilexi parecía de buen humor y estaba hermosa. Augusto se sorprendió a sí mismo mirando a Ilexi como a una mujer y revivió viejos sentimientos terrestres ya casi olvidados. Se le pasó por la cabeza interesarse por cómo se manejaba el sexo en Kaeleva pero se contuvo y se centró en lo que le preocupaba.

- Ilexi…
- ¿Sí?
- Quisiera charlar contigo de Cosmología. Tengo algunas preguntas que sé que pueden extrañarte, incluso molestarte, pero necesito hablar con alguien del maldito tema – dejó entrever su enojo y ella se percató.
- Bueno, por tu reacción, parece importante. Podemos hablar cuando lo desees.
- Necesito un ambiente más tranquilo que este, necesito no sentir que OP95 me escucha… no sé, ¿cómo os relajáis aquí en Kaeleva?
- Si lo deseas, podemos ir a Umnhanule esta tarde, al atardecer. Te gustará.
- Sí, de acuerdo, si tú piensas que es lo adecuado.
- ¿A las cuatro?
- De acuerdo.


6.


Umnhanule se situaba casi el en polo sur del planeta. Con el sistema de transferización, apenas les costó unos minutos llegar hasta allá.


Si Augusto había visto maravillas desde que había caído en aquel mundo, ahora se sintió abrumado por la belleza.


De unas montañas nevadas que deberían medir muchos miles de metros caían enormes cascadas de agua cristalina, la cuál, a pesar de la altura, bajaba lentamente como su fuera un río vertical. Había mucha gente alrededor pero cada grupo se mantenía aislado en una esfera de privacidad de modo que desaparecían a la vista de los otros. Era como si un excelso espectáculo natural se desarrollara sólo para una persona, o para dos, como si la naturaleza diera justo aquello que colmaba los sentidos de cada visitante, como si se multiplicara a gusto de cada ser.


- Es maravilloso. – pensó Augusto.
- Lo es – pensó ella.


Por primera vez, hablaron de ellos mismos. Él le contó cosas de la Tierra, de cómo era el planeta, de los continentes y de las ciudades, de los campos y de los mares. También de su niñez, de cómo su padre le había enseñado a hacer cometas y volarlas en las laderas de las colinas amarillas. Y de cuando hizo su primer pastel de almendras con su abuela. Y de cuando se enamoró por primera vez de Yalta, una piloto del escuadrón de avanzada con la que descubrió todo.


- Sí, aquí también nos enamoramos. Al parecer, el amor es consustancial a la vida. – ella sonrió pero, por primera vez, mostró un poco de melancolía.
- ¿Sufriste? – se atrevió a decir mentalmente Augusto.
- Sí – Ilexi había tardado en responder, como si aquella respuesta fuera una puerta que no deseaba entreabrir.
- Si alguna vez quieres hablar de ello…
- No, no creo. Fue hace miles de años.


Y Augusto supo que era una frase literal.


- Bueno, ¿y de qué querías hablarme, Augusto?
- De Cosmología.
- Sí, eso ya me lo dijiste. Pero, ¿de qué en concreto?
- De la isla de materia
- Sí, lo que tú llamas galaxia. El conjunto de todas las estrellas, planetas, gas y elementos que hay en el Universo.
- ¿Hablas en serio? – preguntó él.
- ¿Por qué dices eso?
- Mira, Ilexi, voy a ser sincero.
- Siempre lo somos aquí en Kaeleva, ya lo sabes. No concebimos la mentira.
- No lo creo así – y, de pronto, la conversación se volvió tensa.
- No te entiendo – ella parecía realmente sincera al decirlo.
- Te explico. Todo el mundo sabe que el universo tiene una dimensión enorme, infinita quizá, y que, dentro de ese enorme espacio, flotan billones de galaxias, formando grupos y filamentos de ellas, extrañas estructuras, pero, en cualquier caso, no hay una única – recalcó la palabra- galaxia. Las distancias entre ellas son tan enormes que será imposible visitarlas todas incluso en toda la duración del universo.
- No entiendo. ¿Te has vuelto loco? ¿Es una de esas bromas que tanto te gustan? – Ilexi le miraba con asombro, pensando que en verdad Augusto estaba loco.
- Por supuesto que no estoy loco. Nosotros en la Tierra conocíamos ya miles de millones de galaxias. Andrómeda, M33, las nubes de Magallanes, IC1101, millones y millones. Las veíamos por nuestros telescopios, conocíamos la distancia a ellas mediante el corrimiento al rojo de su luz, recibíamos sus señales, afectaban a nuestro campo de visión creando lentes astronómicas,…. Eso se sabía ya en mi tiempo y vosotros, tan avanzados, tan desarrollados, con una Física que me asombra, no podéis pensar que sólo hay una galaxia…. ¿Por qué, Ilexi? ¿Por qué me mentís? ¿Cuál es el juego?
- No entiendo, no entiendo. Y me duele que pienses que te mentimos cuando hemos puesto a tu disposición todo el conocimiento que poseemos. Me parece muy ingrato por tu parte.


A Augusto, la voz mental que le llegaba a través de traductor, le parecía tan sincera, tan benévola, tan preocupada por si se había vuelto loco, que no dudó que ella pensaba realmente que sólo existía la isla de materia, que reducía el universo a su galaxia.


- ¿De veras que no conocéis más del universo? – la miró a los ojos intensamente.
- No hay más, Augusto. No hay más. Sueñas – y ella mantuvo la mirada con la misma fuerza.


Casi no hablaron en varios días. Augusto siguió en sus estudios con OP95 y se convenció de que realmente aquella avanzadísima civilización creía, por el contrario, en un universo reducido que nada tenía que ver con el real. Por coincidencia probablemente sus leyes y su teoría hacían que las cosas funcionaran, les permitía viajar por el espacio, dominar la muerte… pero era puro azar, pura suerte. En realidad, no comprendían nada de nada. Y, por ello, aquella civilización estaba sentenciada. Sintió un escalofrío al pensarlo y se dio cuenta que en realidad lo que le importaba era el futuro de Ilexi. No quería que se sentenciara con aquel mundo que no entendía su universo.


Abrió un fichero privado en OP95 y le dio título: “Cómo, en verdad, es el Universo”. Comenzó a escribir frenéticamente.



7.


Con el tiempo, Ilexi y él se habían vuelto amigos si es que aquella palabra tenía sentido en Kaeleva. Repetían su viaje a Umnhanule, evitando siempre hablar de Física o de Cosmología. Siempre, hasta que aquella tarde, fue ella la que dijo.


- He pensado mucho en lo que discutimos sobre la isla de materia.
- ¿De veras? Creí que me tomaste por loco – repuso él.
- Y he leído lo que estás escribiendo.
- ¡Viva la privacidad! – protestó Augusto.
- Soy tu cicerone, recuerda. Y OP95 está obligado a informarme.
- Bueno, no me importa que tú lo sepas – y recalcó la palabra “tú”.
- Lo sé – ella bajó los ojos hacia la hierba brillante y húmeda.
- ¿Qué te parece mi estudio?
- Que es una locura.
- ¿Sigues pensando así a pesar de los datos?
- Sí, pero…. – se detuvo- no es la primera vez que lo escucho.
- ¡Ah! – Augusto la tomó de las manos con fuerza. Ya sabía yo que no podíais ignorarlo.
- Son leyendas – dijo Ilexi.
- ¿Leyendas?
- La ciencia en la que creemos es la que OP95 te ha mostrado, la que yo defiendo, la que todos en Kaeleva estudiamos.
- ¿Entonces? – él continuaba apretando sus manos y sintiendo que aquella piel no le era ajena.
- Hay viejos que piensan otras cosas, que cuentan cuentos, leyendas, relatos que sólo sirven para pasar el tiempo… pero que…
- Pero qué, ¿qué?
- Que coinciden con lo que tú afirmas, con lo que escribes.
- ¿Dudas de tu ciencia oficial?
- Sí – repuso ella.


No se preocupó de los modales imperantes en el planeta. La abrazó y la mantuvo firmemente entre sus brazos por largo rato.


- Gracias por creerme – le dijo sin soltarla.
- No es por ti. Yo misma, dudo, contigo o sin ti.
- ¿Podemos ver a esos viejos que tienen una versión distinta?
- Sí, si lo deseas.
- Y cuando tú dices muy viejos, deben ser viejos de bemoles – la soltó, riendo.
- Ni te lo imaginas- ella le agarró la mano y le devolvió la sonrisa.



8.


Farlende estaba justo en el otro extremo de Kaeleva, en el hemisferio norte. Cuando llegaron, el clima era frío, inusual en el planeta. Se notaba que era una zona menos desarrollada que el resto.


- Parece la Tierra del Fuego, por Dios – dijo, mientras ajustaba la temperatura de su vestimenta.
- ¿La Tierra del Fuego? – preguntó ella.
- Un paraje desolado de mi planeta.
- No creas que Kaeleva permite esto por maldad o desidia. Al contrario, son los habitantes los que desean vivir así. En contacto con las fuerzas naturales, dicen ellos. Y se les respeta. Aquí no hay clima controlado e, incluso, los alimentos escasean en ocasiones. Sin embargo, es el lugar en donde menos voluntades de morir existen. Aquí, en este entorno que a mi parecer es de penurias, todos parecen encantados de seguir viviendo.
- La adrenalina de vivir – dijo Augusto.
- No te entiendo, como muchas veces. Pero, no hemos venido a visitar Farlende por su clima o su gastronomía. Venimos a ver a Wolkan.


La casa del hombre se asomaba a una barranca, justo en lo alto de un acantilado azotado por fuertes vientos. Un paraje húmedo y frío, pero lleno de vida salvaje y sorpresas. Entraron sin llamar. Que estuvieran en Farlende no quería decir que se vivía como hacía trillones de años. El sistema de localización había avisado ya a Wolkan de la llegada de Ilexi y Augusto. Un androide de montaña les guio hasta la sala principal.


- Bienvenida, Ilexi, querida. Hacía mil años que no te veía. – dijo el hombre.
- Y apuesto a que es literal – contestó Ilexis mientras hacía la reverencia de cortesía propia de Kaeleva.
- Deja tus bromitas aparte que ya sabes que no las entendemos- le reprochó Ilexi.
- Muy agudo, muy agudo – respondió Wolkan que sí parecía haber entendido la gracia.
- Al fin, alguien como yo – Augusto volvió a repetir la reverencia.
- Bueno, es que quizá nacimos a la vez – dijo el anciano.


Y ambos se echaron a reír mientras Ilexi les miraba con asombro.

Wolkan aparentaba tener más de cien años para lo que era habitual en la Tierra pero, obviamente, Augusto supuso con acierto que su edad real sería de muchos millones. Más, al contrario que la mayoría de los habitantes de Kaeleva, Wolkan había preferido envejecer en su cuerpo y en su piel, en sus arrugas, en su debilitada fuerza y en su anticuada visión del mundo. No así en su mente que, prontamente, se veía que estaba en plena forma.

Tomaron unas tazas de melanté con galletas. Luego, Ilexi tomó la palabra y explicó el porqué de la visita.

- Ya ves, mi viejo amigo. Este hombre, Augusto, caído por azar en nuestro mundo desde la prehistoria de la historia, un aficionado debutante en términos científicos, está escribiendo un modelo del mundo que repite lo que tú, un sabio, me ha contado más de una vez.
- Y que la ciencia de Kaeleva rechaza. – repuso Wolkan con tristeza.

- Porque no hay ningún dato, ninguna observación que respalde tus teorías, o las de Augusto. – ella se inclinó hacia él, con veneración- Maestro, tú me enseñaste toda la Física que conozco, me abriste a las matemáticas y me diste la inteligencia crítica que requiere la ciencia. Y no hay datos, maestro. No los hay. Hemos recorrido la isla de la materia y todas las civilizaciones coinciden con nuestras observaciones. Tenemos los instrumentos más sofisticados que puedan crearse y no se detecta nada, nada, absolutamente nada más allá de la isla de materia. Ni un pestañeo de los campos cuánticos, ni la más mínima radiación, nada. La isla de materia es lo único que hay, lo único que ha habido y lo único que habrá.
- Mi pequeña – a Augusto le sonó mágicamente extraño que llamara mi pequeña a un ser que debía tener muchos miles de años-, quizá te equivocas.
- ¿Cómo puedo equivocarme, maestro? – preguntó Ilexi.
- Porque no tienes otra opción- respondió el hombre- porque, efectivamente, con los datos que tú tienes, que Kaeleva tiene, es lo único que podemos deducir.
- Son datos incorrectos, o quizá alguien oculta datos – intervino Augusto.
- No, nadie miente, nadie oculta nada.
- No entiendo – protestó Augusto- porque lo que es cierto es que existen millones y millones de otras galaxias.
- Puede que tengas razón, que sí existan, quién sabe – concedió Wolkan.

- ¡Claro que existen!
- ¿Entonces, es que tú tienes esos datos que nadie más conoce? ¿tú eres el único ungido?– Ilexi se enfrentó con Augusto.

- Él no, Ilexi. Su tiempo. - intervino Wolkan.
- ¿Su tiempo? ¿Qué quieres decir? ¿Tienes tú los datos, maestro? - dijo ella.
- No, no los tengo, pero doy crédito a leyendas que me contaron gentes aún más viejas que yo mismo.
- ¿Leyendas? La ciencia no puede basarse en leyendas – ella le espetó con rabia.
- Así es. Pero tampoco puede desoír la parte de verdad que hay en ellas. Cambia la palabra leyenda por teoría especulativa y te sonará mejor.
- No te entiendo, maestro Wolkan. No te entiendo- y volvió a acercarse a él. 


El viejo bebió con parsimonia otra taza de melanté y prosiguió:


- Como bien dices, Ilexi, los datos que tenemos muestran que sólo hay una isla de materia, un conglomerado inmenso de estrellas, nebulosas, planetas y cuerpos errantes. Una galaxia, como la llama Augusto. La galaxia en la que vivimos. Nada observamos más allá. Así ha sido desde que comenzamos a hacer ciencia documentada, registrada, rigurosa hace unos mil millones de años. Las observaciones del universo que hemos vivido durante esos mil millones de años confirman que estamos solos y la isla de materia es todo lo que hay. Para nosotros, siempre ha sido así, una isla eterna que no tuvo comienzo pero que evoluciona y probablemente tendrá un fin.


- ¡Vamos, hombre! – protestó Augusto. - ¿cómo que no tuvo comienzo?


- Comprendemos la materia, el espacio tiempo y los campos cuánticos que lo llenan. Sabemos que en un momento dado las fluctuaciones de los campos debieron generar lo que vemos. Conocemos que el espacio se expande y que, por tanto, cada estrella, cada planeta tiende a alejarse pero la gravedad hace que ese cambio de distancias haya sido mínimo como resultado medio a la escala de lo que vemos.
- Exacto. No hay nada más – confirmó Ilexi.
- Aquí es donde Augusto puede ayudarnos y dónde hay que escuchar las leyendas.
- Explícate – pidió Ilexi.
- Imagina que alguien ha observado el mundo “antes”, – dijo esta palabra muy lentamente – que lo que para nosotros es el origen del universo.



Y en ese momento, Augusto lo entendió. Un relámpago de lucidez que lo explicaba todo. Miró a Wolkan y en el brillo de sus ojos comprendió que pensaban lo mismo y que era su turno, que era él a quien correspondía continuar hablando.


- En nuestra ciencia de la Tierra, - intervino Augusto- podíamos entender las leyes universales a partir de un “big bang”, un comienzo primigenio ocurrido "sólo" hacía catorce mil millones de años de nuestra historia, tras los cuales el universo se seguía expandiendo. Es más, estábamos sorprendidos de que esa expansión se aceleraba.
¿Y por qué afirmábamos que hubo ese comienzo en un momento tan determinado? Porque podíamos verlo, medirlo. Por un lado, nos llegaba una radiación muy fría que sólo podía interpretarse como los restos del nacimiento de todo; y veíamos estrellas de galaxias distantes, cada una de ellas con un determinado desplazamiento al rojo de su luz, o sea velocidad de alejamiento respecto a la Tierra, proporcional a la distancia. Y así, fuimos capaces de saber que hubo un inicio y cuánto tiempo había pasado desde entonces. Pero no podíamos deducir nada sobre qué había antes del “big bang” porque nos era inaccesible, nunca lo vimos. No podríamos haber deducido que el universo se expandía si, en vez de haber observado el espacio justo trece mil millones de años después, cuando la expansión existía y era medible, lo hubiéramos hecho sólo mil millones de años después, cuando la gravedad dominaba y no era medible la expansión. Deducimos el mundo de lo que vemos. Construimos la historia sobre lo que vemos y medimos. También nosotros especulábamos sobre otros universos pero eran sólo eso, especulaciones, porque nadie pudo jamás tener un dato que lo confirmara. Más quién sabe si los hay en realidad.


- Nuestra tecnología es inmensa pero no lo puede hacer todo. – prosiguió entonces Woltan-  A nosotros nos tocó observar un universo muy posterior al de Augusto. Para entonces, la expansión había ya separado todas las galaxias de manera tan enorme que ninguna luz de las mismas pudo llegarnos jamás. Fue imposible para nosotros imaginar siquiera un inicio puntual. Nunca hemos podido ver otras islas de materia en donde medir desplazamientos al rojo para compararlo con el nuestro, nunca hemos podido observar ninguna radiación restante del inicio del mundo. Sólo hay leyendas de que eso pudo ocurrir. Pero nuestra civilización surgió demasiado tarde para poder ver antes de un determinado momento.


Este mundo parece muy viejo, nosotros somos muy viejos, aunque no lo parezcamos. Pero, en realidad, es mucho más viejo todavía, mucho más viejo que nuestras crónicas más ancestrales, mucho más viejo que lo que los datos científicos pueden revelarnos. Nunca pudimos ver cómo las otras islas de materia iban alejándose por la acción de la expansión universal, y cómo fueron desapareciendo de nuestra vista porque la luz se hacía más y más roja, más y más tenue, más y más infrarroja, hasta ser indetectable.

Excepto en las leyendas, ese lejano pasado se ha perdido en la bruma del desinterés. Cuando por fin la civilización se asentó de manera definitiva en Kaeleva, descubrimos la ciencia, creamos los instrumentos, fuimos capaces de dominarnos a nosotros mismos y a las leyes del universo, el mundo anterior ya se había ido, ya no existía. Y como las leyes de la materia no permiten viajar hacia atrás para ver el pasado, nuestro pueblo se creyó solo en el universo porque era lo único posible de afirmar. Cada civilización descubre su entorno con los datos que este le ofrece en ese momento preciso del tiempo. Claro está que ha habido científicos que han propuesto esto que te cuento en nuestra propia era. Pero, científicamente, empíricamente, no ha podido verificarse y, por tanto, se da por falsa tal hipótesis.

- Entiendo – dijo Ilexi.


- No es que no existan otros mundos aparte de nuestra isla de materia. – concluyó Wolkan- Es que se fueron antes siquiera de que se creara nuestra galaxia. Hemos calculado que el universo tiene una antigüedad de unos cien mil millones de años pero no podemos ver nada más allá de unos diez mil millones. No podemos afirmar nada sobre qué hay más allá porque no puede llegarnos dato alguno.
- ¿Pensarán en otras islas de materia lo mismo? – preguntó la mujer.
- Probablemente – contestó Wolkan -. No nos vemos, no podemos vernos, siquiera intuir que están allá. Es lógico, científico, que cada mundo piense que está solo, una vez que pase el tiempo suficiente.
- El que no ve, no sufre – dijo Augusto.
- ¿Qué? – Ilexi le miró con asombro.
- Nada. Otra frase inútil de mi Tierra.
- Que no comprendemos aquí.
- Que no comprendéis aquí.


Se despidieron a la mañana siguiente.


- Espero que sigas escribiendo ese informe sobre el universo que tú sí conociste en la Tierra. ¡Ah! me hubiera encantado descubrir lo que vosotros estabais descubriendo. Eres un afortunado. Viviste justo en el momento exacto, ni muy pronto, ni muy tarde, para observar en ambos sentidos, hacia el pasado y hacia el futuro, para llegar a ver los vestigios del inicio y experimentar la expansión que comenzaba - le dijo Wolkan a Augusto, mientras le abrazaba-. Os tocó la lotería científica, amigo mío. Quién sabe lo que el futuro deparará. A lo mejor, no conocemos tan bien el universo como creemos y un día le da por colapsar y anular todas nuestras leyes. Sigue escribiendo ese informe. Lo necesitarán en el futuro.

- Lo haré – repuso él.
- Gracias, maestro. Espero verte pronto- Ilexi le besó en la mejilla.
- Que no pasen mil años- el viejo alzó la mano en señal de despedida-, y cuida de Augusto.
- Lo haré – rio ella.



Mientras se acercaban al trasferidor, él la tomó de la mano.

- ¿Vas a cuidarme? – la miró con ternura.
- Lo pensaré. Tengo que aprender algunas cosillas de Cosmología, al parecer.
- ¿Y cuántos años dices que tienes? Es que a mí me gustan más bien jóvenes.
- ¡Entra en el transferidor! – ella le empujó con fuerza, sin soltar su mano.