15/5/11

Más tormentas en la nube



La avería de Blogger ocurrida el pasado miércoles, y que aún colea, ha vuelto a mostrar la fragilidad de la nube, muy poco después de otro importante fallo que sucedió con los servidores de Amazon, hace
apenas tres semanas.

En esta ocasión el suceso se originó en la noche del miércoles, cuando Google programó un período de mantenimiento. Durante este tiempo, el servicio permitía la lectura pero no la actualización de contenidos. Cuando se autorizó dicha actualización, esta registró problemas, y a partir de ese momento no fue posible publicar nuevas entradas ni consultar las efectuadas a partir del miércoles. Pero, aún peor, la avería provocó el que fuera necesario borrar todos los contenidos publicados en los blogs (posts, comentarios) desde el pasado miércoles, 11 de mayo, y sólo a primera hora de la tarde del viernes, 13 de mayo, la compañía anunció en Twitter que hábía comenzado a restaurar los posts y las informaciones anteriormente borradas. Según Eddie Kessler, jefe técnico de la plataforma, se produjeron diversas anomalías como desaparición de entradas, caídas intermitentes del servicio, enlaces a blogs no buscados o muestras de páginas de errores. Incluso, un pequeño grupo de usuarios (que evaluó en el 0.16%) pudo sufrir problemas más serios en sus cuentas. Estos fallos en servidores capitales del universo Internet (Google, Amazon) vuelven a traer a la palestra las dudas sobre si el paso a la nube está siendo precipitado ya que la tecnología y la seguridad de los datos (tanto en su conservación como en su confidencialidad) siguen siendo inseguros.

Durante dos días la literatura hecha por blogeros no pudo editarse.