15/10/15

La poética casual de Google




El algoritmo de búsqueda de Google intenta adivinar lo que el usuario está solicitando, buscando en su base de datos cuáles son  frases más parecidas y repetidas que otras personas han utilizado ya, mostrándolas como sugerencias para no tener que seguir escribiendo.

La técnica es bastante sencilla y se fundamenta en asumir como inicio de la cadena lo que el lector ya ha introducida y buscando frases que repitan esa semilla (saltándose si es preciso alguna palabra en caso de no encontrar nada).

En la práctica, este algoritmo funciona como una anáfora, de modo que por casualidad se generan pequeños poemas que, en algunos casos, pueden tener un sentido literario.

En cualquier caso, importa mucho la "semilla", las palabras con las que comenzamos la búsqueda. En mi experiencia, el 10% de las búsquedas acaban dando un resultado razonablemente poético. Cuando menos, se trata de una actividad divertida.

Aquí, algunos ejemplos:






Funciona, obviamente, en cualquier idioma. En inglés, incluso hay cuentas de twitter dedicadas a recopilar estos pequeños y casuales versos.