21/10/09

El mundo


El mundo (Planeta, 2007) de Juan José Millás es una corta novela de trazos autobiográficos que transcurre entre la realidad y la fantasía, entre lo cotidiano y lo onírico, como si de un autoanálisis psicológico se tratara. Análisis que es aprovechado para realizar una eficaz semblanza de la vida, de las frustraciones, de los miedos, de los sueños no cumplidos, del amor frustrado, de esa sensación tan humana de sentirse fuera de lugar, de esa angustia por lo que se nos escapa, de esa vida que es anodina para los demás pero que a uno mismo se convierte en la mayor aventura, de la muerte. Combina el humor y la ironía con la amargura, la tristeza, el dolor y la soledad. En definitiva, describe lo que es el tránsito desordenado, desorientado, agridulce, siempre extraño, por la vida. Y todo con un pulso narrativo vivo.

Millás narra anécdotas ordinarias, por sí mismas poco interesantes, desordenadas, con guiños al absurdo, pero las engarza de tal manera que, finalmente, pincela una imagen entretenida y verosímil del mundo y de nuestro paso por él. No sólo eso. También retrata con complicidad tierna para los que la vivimos aquella sociedad gris y obsesiva (muchas veces hasta el ridículo) del franquismo y que podría ser de cualquier otra época. Sin lástima y sin juicios. Sobre todo, con asombro.

Es una novelita que al acabar nos deja con la sensación de no haber leído nada trascendente pero con la convicción de haber sobrevolado nuestra propia existencia y nuestras cuitas íntimas con precisión. Y por eso sólo ya vale la pena. Otra cosa es que merezca tantos premios como ha tenido, porque la obra ganó el Premio Planeta en el 2007 y el Premio Nacional de Narrativa del 2008.