5/1/14

Autopublicación e ISBN





El ISBN (International Standard Book Number) es un código que sirve de identificador único para un libro. Así, esta especie de DNI universal para ese trabajo permite identificarlo sin ningún género de dudas, catalogarlo en las bases de datos internacionales de publicaciones y localizarlo en una biblioteca, entre otras cosas.  De origen inglés, fue aceptado como estándar internacional en 1970. En el año 2007, la codificación sufrió una reforma importante pasando el ISBN de tener 10 dígitos a tener 13 dígitos y alineando su significado con el sistema de código de barras UPC. Un programa para generar el código de barras a partir del ISBN puede verse en este enlace.
 
 
En España, tanto para un libro digitalizado como para uno convencional, no es obligatorio obtener un ISBN pero, evidentemente, un libro no registrado será difícil de encontrar por parte de los lectores, las editoriales o las bibliotecas. Desde el punto de vista de visibilidad, localización en base de datos y comercialización el ISBM es un instrumento más que necesario. Sin embargo, tiene un coste – actualmente, en España, en torno a los 50€- por lo que muchos autores noveles que desean autopublicarse y que no saben si su trabajo va a tener éxito suelen evitar este paso. Hay que señalar que el ISBN en ningún caso cataloga la calidad del libro y su contenido ni tampoco previene la copia porque la propiedad intelectual sólo queda protegida cuando el trabajo se inscribe en el Registro de la Propiedad Intelectual. Sin embargo, sí puede decirse que un libro con ISBN tiene más respetabilidad subjetiva y parece que el poseerlo otorga un marchamo de mayor calidad.
En España, la obtención de un código ISBN se realiza a través de la Agencia española del ISBN gestionada por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). En nuestro país, para las editoriales, se permite la venta de lotes de códigos ISBN pero esto no es posible para un autor que se autopublica, debiendo en este caso obtenerse uno a uno. El formulario para solicitar cada ISBN puede obtenerse en este enlace.
Significado del ISBN
El ISBN está compuesto por trece dígitos divididos en cinco grupos separados por guiones. El primer grupo de tres cifras es actualmente 978 significando “libro”. Cuando se agoten todas las combinaciones posibles de los restantes 10 números (es decir, tras diez mil millones de combinaciones registradas), se pasará al 979 y así sucesivamente. El segundo grupo (de 1 a 5 cifras) indica de qué país se trata. España tiene el código 84.
A continuación viene el grupo que denota la editorial y viene asignado por la agencia ISBN en el país en función del libro y del formato de publicación (tapa dura, tapa blanda, edición de bolsillo, digital, etc.). Una editorial grande puede comprar muchos códigos – lotes- de una sola vez reservándolos para las obras que vaya publicando en el futuro y de hecho así lo hacen. Esto también les da una mayor presencia en los buscadores y bases de datos. Una editorial pequeña solicitará conjuntos más pequeños y un autor que se autopublique por lo general comprará un único código (En España, como se citó, es lo único posible cuando se recurre a la autopublicación y la Agencia española de ISBN lo considerará entonces como autor-editor, apareciendo como nombre de la empresa editorial su propio nombre o el de la persona jurídica que haya realizado y firmado la solicitud). Significa esto que un escritor novel que solicite un ISBN ahora y otro años después, tendrá códigos de editorial distintos aunque en la realidad pertenezcan a una única persona.
El cuarto grupo lo elige la editorial (o el autor, en caso de autopublicarse) a su propia voluntad pero la suma de dígitos del tercer y cuarto grupo no debe exceder 7 posiciones. Así, para una editorial grande que hace tiempo haya registrado sus códigos, el tercer grupo tendrá un número bajo (digamos 46) y tendrá hasta 5 dígitos (10.000 libros) para las obras particulares. Un escritor nuevo que pida ahora el código editorial puede recibir un número alto (digamos 122045) con lo que le quedará sólo uno para sus libros pero, en la práctica, esto no es problema porque alguien que se autopublica no escribe tantas obras (y paga el registro por ellas). Por último, el dígito final es el dígito de control que se calcula con un cálculo basado en el módulo 10: multiplicando el primero de los 12 números iniciales por 1, el segundo por 3, el tercero por 1, el cuarto por 3, y así sucesivamente hasta llegar al número 12; el dígito de control es el valor que se debe añadir a la suma de todos estos productos para hacerla divisible por 10. El dígito de control permite saber que el ISBN es correcto.
Es preciso aclarar que cuando se compra un ISBN sólo se reserva ese código para su uso futuro. Para activarlo, hay que registrarlo después para el libro específico que se publique, siguiendo el procedimiento que para ello indique cada Administración.   
También es necesario notar que diferentes formatos de un mismo libro requieren ISBN diferentes. Es decir, una publicación en tapa dura tendrá un ISBN diferente al de tapa blanda o al digitalizado, de modo que hay que solicitar un ISBN para cada formato, por lo que si se ha solicitado uno para el libro en papel y se quiere vender el mismo texto como ebook, se debe gestionar también ese nuevo ISBN (y pagar dos veces).
Las ediciones posteriores de un libro que sólo presenten cambios menores (por ejemplo, corrección de erratas o cambios de maquetación) no necesitan renovar el ISBN pero si la edición cambia sustancialmente, sí lo precisa.

Cada agencia estatal mantiene viva una lista completa de todos los libros que han obtenido el registro.
ISBN gratuitos
Existe la opción de no darse de alta como autor-editor, no pagar el precio del registro y no involucrarse en el papeleo necesario, recurriendo a los ISBN gratuitos que algunas editoriales o plataformas de autopublicación ofrecen. Para un escritor novel que no tenga claro el posible éxito de su trabajo, esta opción puede resultar intersante. Claro está, para ello, el autor ha de aceptar las condiciones de esas empresas y, de facto, publicar con ellas. Empresas como Lulu, Libargo o CreateSpace (perteneciente a Amazon) ofrecen este tipo de ISBN gratuitos. En este caso, el editor será la empresa que provee el servicio y ya no estaremos hablando de la figura del autor-editor antes citada. A efectos legales, esa empresa será la que haya publicado el libro. El autor, lógicamente, se compromete a respetar los términos de uso de ese ISBN que variarán en función de cada compañía pero que, por lo general, implican que no se pueda publicar con ese código en ninguna otra plataforma o editorial que no sea la que ha dado el servicio, restricciones en los canales de venta, royalties, etc. Hay que leer bien la letra pequeña antes de decidirse a usar un ISBN gratuito y ver si las condiciones compensan el ahorro. Es posible utilizar ISBN gratuitos de diferentes editoriales/plataformas para un mismo libro siempre que el formato de publicación sea diferente (por ejemplo que en uno sea un formato digital, en otro de tapa dura y en otro de tapa blanda) sin posibilidad de mezclar posteriormente dichos formatos.
Queda claro que el ISBN propio permite más control, más independencia y más posibilidades futuras para vender ese libro.
Una forma de escapar al ISBN gratuito, una vez utilizado, es crear una segunda edición suficientemente diferenciada que permita obtener un ISBN propio. En el mundo digital esto es más sencillo de lograr, por ejemplo añadiendo elementos multimedia, enriqueciéndolo, etc.
Otros formatos
Además del clásico ISBN- que funciona para libros impresos- existen otros sistemas de codificación.
·     El número de identificación que Amazon utiliza para catalogar sus libros electrónicos en formato MOBI, el Amazon Standard Identification Number o ASIN que aunque es un código perteneciente a una empresa y no un estándar internacional, es muy utilizado dada la importancia significativa de Amazon en el sector del e-book. Así, publicando en Amazon no es necesario tener un ISBN puesto que dado que ese ecosistema es incompatible con el resto, el ASIN identifica el libro unívocamente sin posibilidad de duda. Otra cosa es que el autor quiera que la visibilidad en bases de datos y bibliotecas trascienda de Amazon.
·     Igualmente, Apple, Kobo, Sony y B&N utilizan otro servicio para sus contenidos digitales, cual es Smashwords.   
·     EAN (European Article Number), que es el sistema utilizado en los códigos de barras de los libros (usualmente aparecen en la contraportada).
·   ISAN, o International Standard Audiovisual Number o Número Audiovisual Estándar Internacional.
·   ISSN, International Standard Serial Number o Número Internacional Normalizado de Publicaciones Periódicas[, que se utiliza en publicación periódica, como revistas y periódicos.
·     IBSN, o Internet Blog Serial Number o Número Serie de Blogs de Internet. Un IBSN permite identificar un blog independientemente del soporte en el que se publique. Nació en el 2006 como resultado de la negativa de algunos países a autorizar el uso del ISSN (ya que un blog es una publicación periódica) a las bitácoras. Consta de diez cifras, e identifica los blogs de Internet.