7/10/08

Hologramas con memoria

En el post http://biblumliteraria.blogspot.com/2008/07/futuro-lejano-de-la-literatura-digital.html hablábamos de la holosala como la frontera más alejada que puede vislumbrarse hoy en día en literatura digital. Una realidad 3D inmersiva en la que la historia envuelve al lector de manera verosímil. Pues bien, esto que hasta ahora sólo se había visto –vía efectos especiales- en películas puede no estar tan lejos (pero, aún, mucho).

Científicos de la Universidad de Arizona han logrado desarrollar hologramas con memoria refrescable. Al contrario que los pequeños hologramas actuales que son fijos una vez creados, este nuevo sistema puede refrescar la imagen. Es inmediato pensar que si este refresco es lo suficientemente rápido, el ojo verá una imagen 3D perfectamente verosímil moviéndose a la velocidad correcta.

Desgraciadamente, los pasos dados son aún incipientes. Se trata de hologramas pequeños, monocolor y con un tiempo de refresco que es aún de minutos. Se espera poder desarrollar en un plazo relativamente breve pantallas holográficas de unas 15” o 19” y que sean en color (mezclando tres hologramas en canales rojo, verde y azul) pero el que el refresco sea de 25 veces por segundo para engañar a nuestra vista aún está lejano. El jefe del proyecto, Nasser Peyghambarian, estima que se precisarán aún otros 10 años para disponer de los primeros sistemas comerciales.

Existen otras aproximaciones técnicas como la de crear hologramas proyectando imágenes estáticas a altísima velocidad sobre espejos (hasta 5000 imágenes por segundo) como puede verse en
http://www.youtube.com/watch?v=FF1vFTQOWN4&eurl=http://tec.nologia.com/2007/08/29/sistema-holografico-3d/ o las pantallas que simulan agua de Microsoft (http://www.youtube.com/watch?v=Zxk_WywMTzc&feature=related).

También son interesantes los experimentos de Tatsumi Kimura del Instituto Nacional de Ciencias Avanzadas Industriales de Japón, con la cooperación de la Universidad de Keio y la empresa Burton, una filial de Kawasaki, aunque las formas que pueden manipular son muy sencillas de puntos en el espacio. El TachiLab (
http://tachilab.org/) investiga ya en realidad artificial de manera muy profunda.

Pero, como siempre defendemos en este blog, la técnica no significará nada en literatura si la historia no merece la pena.