10/6/08

¿Existe la literatura digital?

Hay cientos de sitios en Internet que hablan de la literatura digital. ¿Existe, sin embargo, dicha literatura? ¿es una opción creativa real o simplemente un refugio de escritos de mala calidad?
Lo primero que habría que señalar es que no por usar un medio digital, la literatura es distinta. Del mismo modo que cuando se inventó la imprenta no se comenzó a distinguir literatura manuscrita de literatura impresa o tampoco se habla de literatura papirística a la que se escribió en papiros, no podremos hablar de literatura digital sólo porque se use un ordenador para crearla o distribuirla.
Es decir, porque se escriba en un Blog no se está haciendo una literatura especial. Porque se escriba en ordenador no se está haciendo literatura especial. Porque se maquete o imprima por mediación de instrumentos electrónicos o software, no se está haciendo literatura digital alguna.
Y, por supuesto, esa literatura será buena o mala en función de sus propios valores literarios, de lo que transmita y cómo lo transmita, de la riqueza de su lenguaje y su sintaxis y de la fuerza de su historia. No porque use un ordenador o porque use un papel.
¿Qué es entonces la literatura digital? ¿Existe?
Si existe debe ser algo que sólo pudiera hacerse con medios digitales. Es evidente que un texto, un poema, una novela, un relato no lo serían si, igualmente, pudieran ser escritos en otro medio.
Hay algunos aportes que efectivamente sólo pueden lograrse de forma significativamente avanzada con el uso de instrumentos digitales. Por ejemplo, el uso del tiempo. Relatos en que pueda leerse unos u otros párrafos en función del tiempo concreto sin posibilidad de que esto sea controlado por el lector (como lo sería con un libro convencional en que el lector podría trampear el flujo y volver atrás a leer las páginas que quisiera). O textos que se auto creen por el propio ordenador.
Desde este punto de vista cabe decir que sí puede existir la literatura digital. Lo que no parece es que realmente se haya desarrollado y, mucho menos, que haya generado ya obras maestras.
Como en cualquier otro campo del arte, hariamos un flaco favor a la misma si aceptáramos como buena toda la literatura digital simplemente por ser novedosa o porque experimenta con nuevas formas. Así, pronto certificaremos su entierro. Es necesario exigirle calidad, alma, excelencia.
Porque, ante todo, la literatura digital debe ser literatura. Antes que digital, debe ser arte de la palabra. Historia, texto, emoción, dominio del idioma.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Muy cierto. Los efectos visuales no pueden sustituir al texto en literatura