25/3/08

Incomprensible




Que yo me enamorara de la mujer más buena y más humana del universo era lo natural, lo lógico, lo inevitable. El que tú, la persona más buena del mundo, te enamorases de mí y que me amaras como me amaste, sigue siendo un misterio maravilloso pero incomprensible.